Política Derechos Humanos Martes, 6 de Setiembre de 2011

Ex funcionario de Raúl Alfonsín reveló un operativo secreto para rescatar desaparecidos

Horacio Ravenna, ex funcionario de Raúl Alfonsín, reveló hoy ante la Justicia un operativo secreto realizado en una unidad militar de Chubut, con el objetivo de rescatar desaparecidos con vida, en base a datos brindados por un servicio de inteligencia europeo.

El ex secretario de Derechos Humanos de la Cancillería, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, declaró hoy en el juicio en el que se investiga la implementación de un plan sistemático para el robo de bebés de desaparecidos.

Allí Horacio Ravenna hizo público por primera vez los detalles del frustrado rescate realizado en una base militar de Chubut, cuyo fracaso adjudicó a que haya sido filtrado previamente, "porque faltaba que los hubieran estado esperando con una alfombra roja".

Dijo que todo empezó el 13 de diciembre de ese año, tres días después de asumir Alfonsín el primer gobierno democrático tras la dictadura, cuando fue convocado por el fundador del CELS, Emilio Fermín Mignone, a una reunión "extremadamente reservada" a la que le pidió que "ni usara el coche oficial" para ir.

Allí le entregó el informe de inteligencia de un país europeo, cuyo nombre se negó a revelar, según el cual, en una unidad militar del sur argentino existían desaparecidos con vida.

De inmediato Ravenna le transmitió la novedad al presidente  Alfonsín, quien le ordenó que notificara del hecho al entonces ministro de Defensa, Raúl Borrás.

"Las Madres tenían una fuerte esperanza de rescatarlos con vida o que pudiera aparecer alguno porque no cabía en la cabeza de nadie tanta locura", relató hoy Ravenna ante el Tribunal Oral número 6 (TOF 6).

Agregó que de inmediato el gobierno tramó un allanamiento sorpresa de la unidad del Ejército, por lo que "se ordenó hacer el procedimiento operativo con un avión de madrugada", pero que al llegar al lugar "no había nada, no encontraron desaparecidos con vida".

"Cuando fueron los estaban esperando, lo único que faltaba era la alfombra roja", dijo, dando a entender que se había filtrado la información.

Ante la insistencia de la presidenta del Tribunal, María del Carmen Roqueta, quien le recordó que para este tipo de delitos no existía el secreto de Estado, Ravenna prefirió de todos modos mantener en el anonimato al país informante.

De esta manera Ravenna confirmó el relato efectuado minutos antes por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, respecto del Caso de María Cecilia Viñas de Penino, una desaparecida que habría dado a luz en cautiverio y que se comunicó telefónicamente con su madre hasta los primeros meses de 1984 y de quien se perdió todo contacto después de la intervención de un grupo especial de la Policía Federal.

Pérez Esquivel relató que debido a su amistad con Ravenna y tras escuchar las grabaciones de las conversaciones con Viñas, resolvió darle intervención al funcionario, quien también siguió el mismo procedimiento y notificó al fallecido líder radical.

Alfonsín instruyó a Ravenna para que intervenga el ministro del Interior Antonio Trócoli y este dispuso que la investigación quedara a cargo de un "grupo especial" de la policía Federal.

Pérez Esquivel relató aquel encuentro con Trócoli, cuando le hizo escuchar la grabación de Cecilia Viña y este le respondió que iba a intervenir la policía.

El dirigente de Derechos Humanos coincidió en señalar que el argumento de Trócoli era que se trataba de "un pequeño grupo de investigación y que el tema iba a quedar en la más absoluta reserva", pero Pérez Esquivel aclaró que él se había encargado de señalar que "no le tenía ninguna confianza" a esa fuerza.

"A partir de ese momento no hubo más llamadas y no sabemos qué pasó con Cecilia Viñas", uno de los 35 casos de embarazadas desaparecidas que se ventilan en el juicio.

    Seguí leyendo en Política