Sociedad Medioambiente Domingo, 24 de Mayo de 2015

Utilizan plantas para el saneamiento del Riachuelo

La Universidad de Flores, en convenio con la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad, está a cargo del proyecto de saneamiento a través de la técnica de fito-remediación, que permite la mitigación de la contaminación mediante la plantación de vegetales en las costas de la cuenca.

Domingo, 24 de Mayo de 2015
La contaminación del Riachuelo afecta, en forma directa, la salud de alrededor de 20 mil personas que viven en sus cercanías.
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

La Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires firmó un convenio con la Universidad de Flores (UFLO), a través de la Facultad de Ingeniería y el Laboratorio Bio-Ambiental de Diseño-Arquitectura, para desarrollar un “Plan de manejo y gestión de los ambientes ribereños” de la cuenca del río Matanza-Riachuelo.

Con el fin de avanzar en el saneamiento de uno de los 10 lugares más contaminados del mundo, el plan implementa un sistema de limpieza basado en la fito-remediación, “una técnica que permite la remediación y mitigación de la contaminación tanto en ambientes acuáticos como terrestres a través del uso de especies vegetales nativas”.

Según se informó desde la UFLOse ha desarrollado una técnica de plantación y multiplicación de especies seleccionadas denominada biorrollos”, que consiste en “la construcción y desarrollo de soportes y estructuras para alojar las especies vegetales", tolerantes a los niveles de metales pesados existentes en el agua.

Los biorrollos “son fijados en la costa, para garantizar que las plantas colocadas en los bordes de la ribera prosperen, se fijen y enraícen de manera segura”.

Luego de navegar y relevar la zona de la cuenca, los especialistas están realizando sus primeras acciones de fito-remediación en un escenario piloto de 100 metros de la costa afectada.

En los laboratorios de la UFLO se cultivan y desarrollan las especies nativas seleccionadas para el proyecto de descontaminación como Sagittaria montevidensis (Saeta), Schoenoplectus californicus (Junco) y Echinodorus grandiflorus (Cucharero), entre otras.