Sociedad Judiciales Viernes, 7 de Junio de 2019

Inédita condena por maltrato animal en Tierra del Fuego

Dos hombres que se filmaron matando a un caballo a martillazos recibieron sentencias a prisión en suspenso, en el primer juicio de estas características en esa provincia. La mujer que capturó las imágenes con su celular fue absuelta.

Viernes, 7 de Junio de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Dos hombres que mataron a martillazos a un caballo de nombre "Shrek", en la zona alta de la ciudad de Ushuaia, fueron condenados a penas de prisión en suspenso en el primer juicio oral y público por maltrato animal de Tierra del Fuego

El Tribunal de Juicio en lo Criminal de la capital fueguina dictó a Cristian Gustavo Acosta una pena de un año y seis meses de prisión por considerarlo "autor material y penalmente responsable de los delitos de hurto en concurso real con actos de crueldad animal", ya que en el caso también se investigaba la sustracción del equino del interior de un predio privado.

Acosta está detenido cumpliendo una condena de 5 años de prisión a raíz de otro delito, por lo que el tribunal le unificó ambas penas en una nueva de 5 años y 9 meses de cárcel.

Por su parte, Matías Rolando Domínguez fue condenado a 8 meses en prisión al ser considerado "partícipe necesario" de los actos de crueldad con los que mataron al caballo, aunque fue absuelto del hurto del animal.

Domínguez deberá prestar servicios comunitarios en el área de zoonosis del municipio local durante 6 horas semanales y por el lapso de 2 años, además de fijar domicilio y abstenerse del uso de estupefacientes y abuso de bebidas alcohólicas.

En cambio la última imputada, Claudia Andrea Lescano -también llevada a juicio- fue absuelta de ambos delitos, porque no logró demostrarse su participación en el hurto del caballo y en cuanto al sacrificio del equino, sólo se verificó que filmó el video que luego fue subido a Internet y se viralizó en las redes sociales.

Acosta había dicho en su defensa que encontró al caballo "suelto" y que lo montó hasta la zona del barrio El Escondido, donde después decidió sacrificarlo porque en ese momento no tenía trabajo ni "nada para comer".

"Yo no quería que sufriera. Le di varios golpes con una maza tapándole primero la cabeza, pero como no moría le tuve que clavar un cuchillo", admitió el acusado.

Sin embargo, los jueces Maximiliano García Arpón, Rodolfo Bembihy Videla y Alejandro Pagano Zavalía coincidieron con el fiscal Eduardo Urquiza en que el equino fue ultimado a través de actos de crueldad y produciéndole "un sufrimiento innecesario".