Política Elecciones 2019 Miercoles, 4 de Setiembre de 2019

Barroetaveña: "La deuda en CABA se sextuplicó en dólares"

El candidato a legislador por el Frente de Todos analizó, en entrevista con Diario Inédito, el contexto social, político y económico de la Ciudad y el país. Dejó un mensaje a quienes no acompañaron al peronismo: "Hemos aprendido, escuchado y modificado aquello que era necesario modificar para un mundo que es diferente".

Miercoles, 4 de Setiembre de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Matías Barroetaveña es candidato a legislador en la ciudad de Buenos Aires por el Frente de Todos. Es licenciado en Ciencias Políticas y docente de la UBA. Además, es Director del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM). 

En algunas publicaciones de tu autoría mencionás que estamos atravesando una de las peores crisis económicas y sociales desde el 2001, ¿qué análisis hacés sobre el final de la gestión de Macri?

-Claramente en 2018 atravesamos una gran devaluación donde se acrecentó un deterioro de los números que ya no eran buenos, pese a que había visto una breve recuperación en 2017, pero que de todos modos no llegaba a compensar la caída del 2016. Esto sumado a los registros del año pasado donde llegamos al proceso actual con una nueva devaluación luego de las PASO. Los procesos inflacionarios y devaluatorios generan un primer impacto en la caída del salario, tanto en términos comparativos en dólares como en la posibilidad de acceso al consumo. Esto generó la merma de un 13 por ciento en ventas de los supermercados y un 17 por ciento en grandes centros comerciales. Con este escenario, la población se puede alimentar cada vez menos y hoy todos los indicadores son negativos.

¿Qué diferencia ves con la situación del 2001?

-La comparación con 2001 es que hay dos ventajas que antes no existían: hoy existe la Asignación Universal por Hijo y la moratoria jubilatoria, que permite que los sectores más vulnerables tengan al menos un recurso o una base para poder alimentarse. Además, le sumamos la canalización de la política en una alternativa a la que se puede votar en una elección cercana. Esto es lo que mantuvo el orden social hasta ahora.

¿Cómo llegamos a esta actualidad en donde, como decís, todos los indicadores son negativos?

-Argentina está inserta en un mundo globalizado. Por un lado tenemos impactos que tienen que ver con lo que pasa en el mundo, pero que obviamente impactará de diversas maneras de acuerdo a las decisiones que tome el gobierno. A partir de los años 2007 y 2008, la crisis financiera empezó a influir en nuestro día a día, y en ese momento el gobierno anterior tomó decisiones que tuvieron que ver con cuidar el salario de los argentinos y para eso adoptó una serie de medidas vinculadas al comercio, la administración del tipo de cambio y demás. En cambio, el gobierno de Macri, frente a una situación también complicada en términos internacionales, con algunas variaciones importantes, en vez de tomar el camino de proteger el mercado interno -que hasta Trump lo hizo en Estados Unidos-, optó por una confianza ciega en la apertura, la 'lluvia de inversiones' y todos esos términos que sabemos que no funcionaron nunca y que terminó en un modelo de especulación financiera con muchísima deuda y muy vulnerable.

Luego del resultado de las PASO quedó de manifiesto el descontento general de la gente con la gestión Cambiemos, ¿qué te parecen las medidas implementadas por el Ejecutivo de cara a octubre?

-Bienvenido sea que se tomen medidas a favor del bolsillo. Ahora, con respecto a algunas en particular se pueden hacer algunos cuestionamientos técnicos, como por ejemplo, la quita del IVA. Sería mucho mejor que sea un monto que se le pueda acreditar directamente del medio de pago, direccionarlo, porque es un impuesto que todos pagamos lo mismo, y tal vez quienes lo pueden pagar no es tan justo que esté subvencionado al igual que el que no lo tiene. También impactó muy fuerte en las provincias, que recibieron la decisión del gobierno sin haber sido consultadas, y tienen que pagar salarios y sostener su mercado interno, y no se puede tomar este tipo de decisiones sin hablar con los gobernadores. Después hay otras medidas que son netamente irresponsables, que espero que no sean una actitud de tinte revanchista por no haber sido votados.

¿Tienen fecha de vencimiento estas medidas?

-Creo que el tiempo del que estamos hablando es hasta el 10 de diciembre, que es cuando, si se convalidan los números de las PASO, seguramente tendremos otro gobierno y ahí se tomarán otras decisiones. Hoy no hay ninguna transición porque no hay un presidente electo. Lo que hay es un presidente que está tomando las decisiones y que es quien se tiene que hacer responsable de eso.

Como candidato a legislador por el Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires, ¿qué balance hacés de la PASO?

-Nosotros hacemos un balance muy positivo y creemos que se siguió la misma línea nacional. Es decir, el Frente de Todos a nivel nacional le sumó al voto duro del sector que acompaña a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a través de la candidatura de Alberto Fernández, una apertura en la que se incorporaron muchos gobernadores y nombres propios como Sergio Massa y otros sectores. En el caso de la Ciudad también, partiendo de un piso histórico que viene sacando el peronismo, se sumó a nombres como Pino Solanas y Victoria Donda, pero también a Matias Lammens, que es un candidato que plantea un diálogo con un sector que a nosotros nos costaba llegar y la verdad es que el resultado fue muy bueno, y quedó claro que son dos opciones. El candidato del oficialismo no llegó a conseguir la mitad más uno de los votos y eso abre la posibilidad de un balotaje, y si llegamos a esa instancia estoy seguro de que vamos a ganar.

¿Cómo se retoma la campaña de cara a las elecciones generales de octubre?

-Es un poco la continuidad de lo que venimos planteando, aunque en el caso de la Ciudad es diferente a la Nación porque ahí hubo una diferencia importante a favor de Alberto Fernández. En nuestro caso tenemos que abrir una etapa con mayores propuestas, apelando además a un porcentaje de voto en blanco importante que tenemos que lograr y bajar, porque favorece a quien tiene la ventaja. También tenemos que identificar a Macri y a Larreta, porque está claro que son lo mismo, porque el jefe de Gobierno actual es uno de los fundadores de ese espacio político y forma parte de la mesa chica, por lo cual también es responsable de todas las decisiones económicas que toma el gobierno nacional. Además, en la Ciudad se perdió muchísima calidad de vida, se duplicó la pobreza, la cantidad de personas viviendo en condiciones precarias, se multiplicó siete veces la cantidad de personas en situación de calle, tenemos problemas básicos en las escuelas con la cuestión edilicia, la comida de los chicos, y en cuanto a los hospitales tenemos un cuarto de las camas disponibles de las que debería haber.

¿Qué propone el Frente de Todos ante este escenario?

-Nosotros tenemos que mejorar todo esto. También sumamos propuestas como es el tema del Hospital de Lugano y problemas vinculados al día a día de los vecinos. A la gente le cuesta cada vez más llegar a fin de mes, le cuesta pagar el alquiler, y mientras tanto el 40 por ciento de las casas que se construyen son viviendas de lujo que en su mayoría quedan vacías. Ante esto hay que adoptar políticas de intervención, como por ejemplo la construcción de viviendas sociales fomentando la construcción de casas para alquilar, que son políticas que se toman en todas las ciudades del mundo y acá no. También hay que plantear una revolución con la situación de los subtes, hay que multiplicar las líneas y facilitar la movilidad del ciudadano y generar una red que esté a la altura de una ciudad como Buenos Aires. No nos podemos conformar con obras de infraestructura que son autopistas de camiones, que sirven para sacar los granos por el puerto pero que no le cambian la vida a los porteños.

En otras entrevistas mencionás la importancia de tener una mirada metropolitana.

-Sí, porque la mitad de los puestos de trabajo en la ciudad lo ocupan personas que viven en el conurbano, por eso hay que pensar metropolitanamente y no negar la General Paz, como si las personas que vienen del conurbano viniesen de otro planeta y solo cruzan una avenida. En este sentido va a servir mucho poder coordinar una integración territorial con Axel Kicillof si es electo gobernador de la Provincia.

¿Cómo se puede llevar a cabo esa integración territorial?

-Con políticas de planificación. Acá hubo algunas decisiones que impactaron en la construcción de esta ciudad, como la red de autopistas, que llevo a la aparición de barrios cerrados que le quitaron el espacio a los barrios populares y que generó que ese sector se tuviera que ir a humedales y tierras bajas en asentamientos muy precarios. Para solucionar esto hay que planificar, y eso no puede estar en manos de cada municipio, sino que hay que pensarlo de manera coordinada como se ha hecho en lugares como en Barcelona o Vancouver.

¿Cómo ve el porteño a Lammens?

-La candidatura de Lammens se viene instalando sin imagen negativa y hay una muy buena recepción en territorio. Se dio vuelta el mal clima que podía existir y hoy lo está sufriendo el Pro. Yo creo que el oficialismo porteño perdió la mística - si alguna vez la tuvo-. Se ven empleados públicos obligados en mesas de campaña -denunciado por ellos mismos-, mientras que en el Frente de Todos se ve una enorme cantidad de fuerza que está militando cerca de los vecinos que han visto deteriorada su calidad de vida todos estos años con el aumento de las tarifas, el cierre de los comercios y la imposibilidad de acceder a lo básico, como por ejemplo, tener vacantes en el sistema educativo para sus hijos.

¿Cuál es el estado de la deuda pública en CABA?

-La deuda es un problema. Se sextuplicó en términos de dólares, que son más de 3 mil millones, y además el pago de intereses ya representa el 8 por ciento del presupuesto de la ciudad, que cuando ellos llegaron era menos del 2 por ciento. Esto significa una quita de recursos en educación, salud y a todos los temas importantes de la vida de los porteños.

¿Qué le dirías al vecino porteño en la recta final de las elecciones de octubre?

-Que la democracia es el momento donde cada uno tiene el derecho a expresarse en las urnas y que la decisión de cada uno es clave para poder defender los derechos de las mayorías. También decirles que la alternativa de Alberto Fernández a nivel nacional y de Matías Lammens en el plano local recupera los mejores valores de las políticas del peronismo. Que hemos aprendido, escuchado y modificado aquello que era necesario modificar para un mundo que es diferente y que requiere permanentemente de la ciencia, la tecnología, la innovación y los valores básicos y políticas que como gobierno vamos a poner en marcha para pensar en una Argentina moderna pero con justicia social.