Política No Más TAS Martes, 6 de Agosto de 2019

Marcha al Congreso contra el dictamen de reforma de la ley de protección animal

A las 17 concentrarán, este miércoles 7 de agosto, más de 150 asociaciones proteccionistas de animales que rechazan la modificación de la norma sancionada en 1954, la cual consideran que "en vez de beneficiar a los animales, los perjudica".

Martes, 6 de Agosto de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Más de 150 organizaciones defensoras de los derechos de los animales se manifestarán frente al Congreso Nacional en repudio al dictamen de mayoría que busca reformar la Ley penal 14.346 de protección animal. Será a las 17 horas de este miércoles 7 de agosto. 

La mencionada norma fue sancionada en 1954 y establece los ítems de lo que se considera "maltrato animal" y sus respectivas consecuencias a nivel penal o de sanciones. Pese a que remarcan su "antigüedad y falencias", los animalistas valoran que "permitió trabajar en pos de los animales no humanos" y se logró "la jurisprudencia que hoy existe y de la que estamos orgullosos".

Respecto a las modificaciones que plantean los Diputados, los organizadores de la marcha aseguran que "son bienestaristas, regulacionistas y en lugar de beneficiar a los animales, los perjudica".

Los detractores de esta reforma denuncian un lobby de la ONG "Libera!" sobre los diputados de Cambiemos Daniel Lipovetzky y Gabriela Burgos. La organización es rechazada por el ambiente animalista luego de que se pronunciara contra la prohibición de la tracción a sangre, con el argumento de que criminaliza la pobreza.

Anna Carbonell, ex activista de Libera!, sostuvo que "la consigna de los pro dictamen es realizar una propaganda populista respecto a que con la reforma las penas para los maltratadores han subido sustanciosamente".

En tanto, la abogada Marina Garrido explicó que "para que una pena sea de cumplimiento efectivo tiene que ser de más de tres años. Entonces, como en esta reforma las mínimas son de un año o dos como mucho, los jueces van a elegir la mínima. Los valedores de esta reforma promocionan que las máximas se han elevado a 4 y 5 años pero eso no importa ya que las mínimas siguen siendo bajas".

Por su parte, Laura Velasco, Directora del Instituto de Derecho Animal del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, apuntó que el dictamen "retrocede y no amplía el abanico protectorio de derechos de los animales, no cumple con las finalidades para lo cual fue organizado o que se tuvo en miras para la reforma, por lo tanto es contrario a Derecho e inconstitucional".

"El texto del proyecto quita la palabra "víctima" en los delitos de maltrato, esto trae importantes consecuencias ya que ubica al animal como cosa (las cosas no sienten) y no como sujeto pasible de maltrato o crueldad (ya considerado por la ley en tal sentido en el texto actual), es decir, como un sujeto de derecho. Entonces viola así también el principio de progresividad vital en el Derecho Penal que determina la progresión de las penas y de la protección de los bienes jurídicos en juego mediante las modificaciones de las leyes, traducido esto significa: una ley posterior o una reforma de una ley no puede contrariar lo ya obtenido por la ley existente", destacó, en tanto, Fernando Di Benedetto, asesor legal de la Fundación "Mi Reino por un Caballo".

Otras Críticas

Este proyecto Transforma a la ley 14.346 en lo que los detractores califican como una ley "eutanásica", pues ante el delito de no alimentar en cantidad y calidad suficiente o no hidratar de manera adecuada a los animales domésticos o cautivos (texto de ley actual), introduce excepciones a este delito: "salvo por riesgo en la salud, permiso de autoridad competente, o emergencia climática".

Para quienes organizan la marcha esto implica "una aberración jurídica pues por un lado, considera delito la no alimentación o hidratación, pero por otro, da la posibilidad de que se dejen morir a los animales por razones eutanásicas y, se pierde así, la protección del bien jurídico que es la vida del animal. Además viola el principio de legalidad que exige que los tipos penales sean concretos específicos y no librados a la interpretación de una autoridad (autoridad competente dice el texto, pero ¿qué autoridad competente?) o riesgo en la salud (¿quién determinara esto? ¿Un veterinario? ¿Quién designa a ese veterinario? ¿Quién lo controlaría? O en caso de emergencia climática, ¿significa esto entonces que ante un riesgo ambiental los animales deberían dejarse morir?)". Todas estas aristas representan para los detractores del dictamen un retroceso en la protección de los animales no humanos, en consonancia con los grandes intereses industriales y corporativos.

La Experimentación con Animales

Desde el Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Mar del Plata, critican que la reforma "ha omitido la prohibición de la tracción a sangre y de la experimentación; sobre estos temas se han conservado los artículos originales de la ley 14346, que lejos de prohibir las regulan. Y esto fue así por la presión ejercida por los grupos que están interesados en que estos delitos queden impunes". "Con injerencia de organizaciones internacionales que, en el caso de la experimentación, en países del primer mundo vieron limitada la posibilidad de experimentar en animales no humanos y están buscando dónde poder llevar a cabo su macabra industria sin consecuencias; lo mismo ocurre con la tracción a sangre, un negocio económico para organizaciones internacionales como para personajes locales que lucran con la explotación animal", sostienen.

"La convocatoria del 7 de Agosto -destaca Eliana Couso- muestra una sociedad agotada por el acoso de las mafias que se esconden tras la pobreza para cumplimentar sus planes. Hablamos del clamor por el fin de la tracción a sangre (TAS), el cual se pretendió esconder bajo la alfombra en las discusiones y posterior dictamen por la reforma de la ley 14.346 contra el maltrato animal".

Couso ,quien es Presidenta de la organización proteccionista ALUISA y conductora del espacio radiofónico "Voz Animal", sostiene que "varios sectores acomodaticios -legisladores, ongs locales y extranjeras- pensaron que podrían salirse con la suya y silenciar la voz de los caballos víctimas de la tracción a sangre ilusionando a la opinión pública con el famoso "aumento de penas", pero esto no fue así ya que nuestra comunidad ha madurado lo suficiente como para consentir que la TAS siga siendo regulada.

"Solo la publicación que realizó ALUISA en una sola de nuestras redes sociales denunciando estos hechos, logró casi 4000 compartidos. Además 400.000 seguidores en el conjunto de sus redes no están dispuestos a aceptar que se sigan explotando caballos hasta su muerte, tortura mediante, porque nuestra dirigencia política le teme a los mafiosos: los bolseros, los repartidores de los planes sociales y los cuatreros, solo por nombrar a algunos", afirma Couso.

"El oficialismo se encuentra en una encrucijada: pretendió generarse buena prensa en año electoral abordando el tema del maltrato animal, pero al querer invisibilizar a los caballos de la tracción a sangre digamos que le salió el tiro por la culata", sentenció.

Acuarios y otros circos

Todos los animales quedan desatendidos con esta reforma. Una de las fundadoras de Activistas Animalistas de la Costa -conocidos por su protesta para la liberación de la orca Kshamenk-, Mary Pérez, complementa: "Desde la Provincia de Bs As, Activistas Animalistas de La Costa viajarán a Capital, en especial representación de los animales marinos que se encuentran en cautiverio en los "circos marinos" Aquarium Mar del Plata y Mundo Marino".

El dictamen de la reforma de la Ley 14.346 hace mención a la prohibición de circos con animales, dejando abierta a la decisión de un juez considerar o no espectáculos circenses a los shows de orca, delfines, lobos marinos, focas, etc., realizado en un oceanario bajo excusas educativas y de conservación.

El artículo debería incorporar la prohibición de toda exhibición de animales en acuarios, oceanarios, zoológicos, granjas "educativas" existentes, y adecuar su clausura según disposiciones y plazos establecidos por la autoridad de aplicación.

Los animales marinos, los olvidados, los capturados, víctimas también de toda clase de abusos y humillación, tienen el derecho a ser considerados en el Congreso de la Nación ante la reforma de una Ley argentina que promete ampliación de los mismos, ante una sociedad que los demanda.

Multitudinaria, se ve claro, será esta protesta, por lo expuesto por tantas voces acreditadas.