Política Polémica Jueves, 11 de Julio de 2019

Pese al silencio oficial de la UCR, siguen las críticas a Aguad

Se debe a sus declaraciones minimizando el alzamiento carapintada. Desde el Movimiento Nacional de la Militancia Radical pidieron su expulsión del partido. Organismos de DDHH e históricos dirigentes del radicalismo y todo el arco político se sumaron al repudio, no así el comité nacional.

Jueves, 11 de Julio de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

"Lo de los carapintada es cosa vieja. Fue un acontecimiento chiquito". Con esa frase, el ministro de Defensa Oscar Aguad generó repudio y cuestionamientos de diversos sectores sociales y políticos, tras los cuales debió salir a pedir disculpas.

Sin embargo, los dichos calaron hondo fundamentalmente en el seno del radicalismo. Tanto así que desde el Movimiento Nacional de la Militancia Radical (MNMR UCR) exigieron su renuncia a la afiliación partidaria, o bien su expulsión a través de la conducción nacional, la cual también fue cuestionada por no haber sentado posición al respecto.

En un comunicado titulado "Lo único 'chiquito' es la estatura moral y política del ministro Aguad", el MNMR cuestiona no sólo los dichos del funcionario, sino también la participación de "personal de las Fuerzas Armadas con pasado de nefastos comportamientos atentatorios contra el sistema democrático" en el desfile del 9 de Julio.

"Normaliza (el Gobierno) con esa actitud la oscura conducta de quienes, en su oportunidad, pusieron en vilo la seguridad y el futuro de toda la Nación argentina. Ningún mérito veterano de guerra o posterior participación a cargos electivos compensa o desmiente la gravedad moral de quienes incurrieron en violencia militar hacia el mismo sistema democrático del que ahora hipócritamente se sirven", señala el texto.

Respecto a las "declaraciones trasnochadas e inaceptables" de Aguad, el movimiento considera que "han sido atentatorias contra la consolidación a futuro de nuestra Democracia, por la que tanto hemos luchado los argentinos en recuperar".

Por último, destaca que la opinión de Aguad es contraria a "la esencia democrática" de la UCR, y "de ninguna manera representa ni la historia, ni su línea de doctrina, ni el capital político, ni el pensamiento de sus afiliados, ni el sentir de su militancia".

"Con sus dichos ese Ministro ha ofendido a la Nación y a la UCR", concluye el comunicado del movimiento lanzado en noviembre de 2018, que cuenta con representación en los 24 distritos provinciales del país.

Críticas múltiples

No sólo la militancia de base del radicalismo salió a repudiar al ministro, sino que también dirigentes históricos y actuales, así como organismos de Derechos Humanos y referentes políticos de otras fuerzas manifestaron su desagrado con las declaraciones de Aguad. No obstante, ni la UCR Nacional, ni UCR Córdoba o UCR CABA se pronunciaron al respecto; situación que también generó rechazo.

Incluso un precandidato que acompañará a Mauricio Macri en la boleta de Juntos por el Cambio, salió al cruce de los dichos vertidos por Aguad. El diputado nacional Miguel Bazze, quien busca renovar su banca, señaló que "Rico no tiene nada de héroe; es mucho más parecido a un delincuente". Y mostró su disidencia respecto a la magnitud del alzamiento carapintada de 1987: "Fue gravísimo. Se trató de un intento de golpe de Estado para terminar con los juicios por la violación a los Derechos Humanos. Querían terminar la democracia y garantizar impunidad".

En términos más duros se expresó la ex integrante de la Conadep, Graciela Fernández Meijide. "No es que vos querés cambiar la historia, vos no tenés idea lo que es la república y lo que significó", sostuvo la ex ministra de Desarrollo Social. "Las fuerzas armadas no le respondían a Alfonsín. El alzamiento militar se repitió durante la época de Menem. Fueron dos intentos de retomar la posición de poder", añadió.

Acompañando fotos de la época, las Abuelas de Plaza de Mayo recordaron que Aldo Rico "reivindica el terrorismo de Estado y amenaza con un golpe; mientras organismos, partidos y sindicatos marchan por la democracia". En tanto, la agrupación HIJOS destacó que en 2016 el ex intendente de San Miguel fue condenado a prisión perpetua en Córdoba. "El fallo está firme. La semana pasada le dieron el beneficio de la domiciliaria", advirtieron.

Tras el fuerte repudio de Ricardo Alfonsín, diferentes voces del radicalismo dieron su veredicto en el mismo tenor. El senador nacional Julio Cobos planteó que "no se puede minimizar un hecho que puso en riesgo la democracia y tuvo en vilo al país, por más tiempo que haya transcurrido". El legislador porteño Hernán Rossi lamentó que "desde las filas del partido de Raúl Alfonsín pongamos en duda la gravedad de aquellos hechos. Los dichos de Aguad no representan al partido ni a la militancia".

También los ex ministros de Raúl Alfonsín, Juan Manuel Casella (Trabajo) y Horacio Jaunarena (Defensa), se manifestaron contrarios a la posición de Aguad. "No es cierto que haya sido un hecho menor. Fue un levantamiento que tenía la intención de poner en riesgo al gobierno democrático, que generó una emergencia institucional", sentenció el primero. En tanto, quien ocupara el mismo cargo que Aguad rememoró que "en la Casa de Gobierno estaba toda la dirigencia política respaldando al Gobierno nacional, también el movimiento sindical, la gente salió a la calle para defender la democracia, si eso para él es chiquito, no lo fue para la gente ni para la dirigencia política".

El presidente de FORJA, Gustavo López, solicitó a la Cámara de Diputados el juicio político y destitución del funcionario. Asimismo, la diputada nacional Victoria Donda (Somos) aseveró que sus dichos "no fueron involuntarios, sino que resultan un eslabón más dentro de un plan sistemático tendiente a alterar el proceso de memoria, verdad y justicia". Su colega, Leopoldo Moreau (Unidad Ciudadana), resaltó que Aguad "minimizó la primera amenaza de volumen institucional que debió atravesar la transición democrática liderada por Raúl Alfonsín".