Política Entrevista Martes, 11 de Junio de 2019

Ricardo Alfonsín: "Se necesita un nuevo Frente, con un nuevo programa"

"No creo que los problemas del próximo gobierno se resuelven ni repitiendo lo ocurrido antes del 2015, ni repitiendo lo ocurrido después", afirmó el dirigente radical respecto a la conformación de una alternativa política que amplíe a Cambiemos. Leé el reportaje completo.

Martes, 11 de Junio de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Usted varias veces ha dicho que las demandas de la sociedad, no son hoy las mismas que en el 2015. ¿A qué se refiere?

Desde hace tiempo, varios decíamos que en el 2019, la mayoría de los electores no querrían repetir, ni lo ocurrido antes del 2015, ni lo ocurrido después. Esto último, como consecuencia de los resultados de las políticas aplicadas por el PRO. A eso nos referíamos. Y creo que teníamos razón.

¿Por eso proponían crear un nuevo frente?

Si, proponíamos que la UCR asumiera la tarea de hacerlo. Decíamos que, sin excluir a nadie, había que crear una alternativa que sumara más actores. Esa, por otra parte, fue la propuesta que muchos plantearon en Gualeguaychú. Pensamos que ahora hay más razones que antes para sostenerla. Pero, a diferencia del 2015, agregábamos que en esta ocasión, su conformación debía subordinarse a la posibilidad de acordar un programa de gobierno. Y, para decirlo todo, que ese  programa, no podía ser igual al aplicado por el PRO.

¿Proponer un programa diferente al del PRO, no implicaba romper Cambiemos?

Eso implicaba superarlo, trascenderlo. No excluíamos a nadie de los que hoy están en Cambiemos. Por supuesto, si alguien se autoexcluía, no era responsabilidad nuestra. Pero no creíamos que eso ocurriera. Mire, ya en el 2015, el PRO se reunió con fuerzas con las que pensaba diferente. Y lo hizo, igual que la UCR, para aventar riesgos republicanos. ¿Por qué no volvería a hacerlo ahora?

Bueno, tal vez considera que esos riegos ya no existen, razón por la cual ahora  no está dispuesto a resignar  su programa.

Pero si tanto el PRO como la UCR, no  hacen más que repetir que en esta elección también se juega la República. ¿Acaso no sigue siendo un deber, en nombre de la República, postergar las diferencias ideológicas? Sin perjuicio de ello, no creo que el PRO rechazara una propuesta como la que formulamos.

Sin embargo, así se ha manifestado.

Una cosa es que esa haya sido su opinión, y otra que no pueda cambiarla. Estoy seguro de que si el partido, con el tiempo suficiente, hubiera dado esa discusión hacia adentro de Cambiemos, el  PRO hubiera comprendido la conveniencia de conformar un frente como el que proponemos.

¿Y si no lo comprendía?

En ese caso, la UCR se hubiera visto obligada a decidir qué era lo mejor para el país. Si continuar en Cambiemos, o aún sin el PRO, conformar un nuevo frente. Pero creo que no se hubiera llegado a esa situación. Sobre todo, si le hacíamos saber al PRO que si llegábamos a la conclusión de que lo mejor para el país era crear un nuevo frente, lo haríamos.

Tal vez los que no aceptarían ese nuevo frente fueran los potenciales invitados.

Puede ser. Pero valía la pena intentarlo. De nuevo, si hubiéramos iniciado conversaciones con tiempo, creo que hubiéramos logrado su consentimiento. Y si no lo lográbamos, debíamos también en este caso, hacerlo que consideráramos mejor para el país. Pero sin dudas, para nosotros lo peor era ni siquiera intentarlo.

Bueno, según parece, por las declaraciones del presidente del partido y otros dirigentes importantes, ahora se estarían intentando la creación de un nuevo frente.

SI. El problema es que la decisión llegó tarde. Tal vez, muy tarde.

¿A qué lo atribuye?

Se conjugaron factores diversos. Pero no creo oportuno hablar de eso ahora.

¿Qué cree que ocurrirá finalmente?

Todo hace prever que las ofertas electorales del 2015, se repetirán en el 2019. Al menos, en una segunda vuelta.

¿Y que pasará en esa escenario?

Hay radicales que están muy seguros de que ocurrirá lo mismo que en el 2015. Como si las demandas que la realidad le plantea hoy a la política, fueran las mismas. Como si la sociedad hoy opinara de Cambiemos lo mismo que hace cuatro años. Ni siquiera los resultados de las elecciones provinciales, los hacen dudar. Son los ultracambiemistas. No son pocos.

Le pregunté qué pensaba Usted.

Creo que en un escenario así,  puede ocurrir cualquier cosa. Si me apura, diría que es funcional a Unidad Ciudadana, o como se llame ahora.

¿Un triunfo de Cambiemos le haría cambiar su opinión?

No, seguiría pensando que no haber conformado un frente como el que proponíamos, es un grave error del partido. No se trata solo de ganar elecciones, sino también de gobernar. Algunos parecen haberlo olvidado. Y gobernar, es resolver problemas. Muchos, coincidiendo con lo que consideramos que es el pensamiento mayoritario, no creemos que los problemas del próximo gobierno, se resuelven ni repitiendo lo ocurrido  antes del 2015, ni repitiendo lo ocurrido después. Aunque quizás las cuestiones programáticas, hoy parecen incidentales, y hasta propias de otras instancias. Es cierto que en política siempre hay una dosis de pragmatismo. Pero, según parece, en estos tiempos, la proporción de ideas y pragmatismo se ha invertido.