Política Corrupción Viernes, 22 de Marzo de 2019

La explosiva declaración del ex contador de los Kirchner

Manzanares, que fue aceptado como arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción, dio detalles increíbles sobre presuntas maniobras de lavado y escondite de dinero. “Creo que entre Carolina Pochetti y Carlos Cortez tienen que haber escondido unos U$S200 millones”, dijo.

Viernes, 22 de Marzo de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

El ex contador de Néstor y Cristina Kirchner y ahora arrepentido, Víctor Manzanares, se quebró, lloró, pidió perdón a Dios y dijo que para él la viuda de Daniel Muñoz, Carolina Pochetti; y Carlos Cortez, otro supuesto testaferro, escondieron unos 200 millones de dólares

Además, recordó que cuando murió el ex presidente, “el último en llegar a El Calafate fue Daniel Muñoz. Llevaba consigo las llaves de los tesoros, que eran los lugares donde se guardaba dinero. Daniel me dijo que sintió asco y repugnancia de la cara de la gente que fue a buscarlos al aeropuerto, especialmente la de (Oscar) Sanfelice, por la avidez que mostraban por la llaves”

“Yo creo que entre Carolina Pochetti y Carlos Cortez tienen que haber escondido un físico aproximado de 200 millones de dólares. Creo que por la tranquilidad que algunos pueden mostrar en prisión, el plan es esperar unos años y luego salir a disfrutar, como lo hemos visto en tantas películas de Hollywood de este tipo”, se explayó en la última de sus tres declaraciones en la fiscalía de Carlos Stornelli, el 19 de febrero último.

De hecho, sostuvo que si él “estuviera a cargo de la investigación y pudiera contar con recursos de inteligencia de otros países” buscaría “en todos los self storage (espacio de almacenamiento) a nombre de argentinos en los Estados Unidos, principalmente en Florida, Colorado, New Jersey y California”.

Sobre la ex presidenta y las llaves de los tesoros, Manzanares recordó que Cristina Kirchner aludió a la demora que hubo en devolverle las llaves de su departamento en la ciudad de Buenos Aires.

“Desde mi punto de vista, entre la contradicción de Cristina sobre las llaves de los tesoros y lo que me dijo Muñoz, de que entregó las llaves el día de la muerte de Néstor, infiero que alguien que haya recibido esas llaves de Muñoz no se las haya devuelto a Cristina de manera inmediata”, dijo Manzanares.

Detenido primero en la causa Los Sauces, donde ya fue enviado a juicio oral y luego procesado con prisión preventiva en la de los cuadernos de las coimas, Manzanares eligió un “momento casi culminante” de sus declaraciones para “pedir perdón”.

“Quiero pedir perdón a mi familia, a mi esposa, a mis hijos, al pueblo de mi ciudad de Río Gallegos, para quien pude haber lucido como una estrella, pero les fallé al decidir ingresar en las tierras de la oscuridad”, se explayó.

Además pidió perdón “al pueblo de mi provincia y al pueblo de mi Nación. A Dios ya se lo he pedido en muchas oportunidades en Marcos Paz, y con él pude obtener una confesión, a través de un sacerdote, como hacía mucho tiempo no lo había tenido”, dijo.

Y cerró su última confesión en llanto y con una explicación: “Hacerlo feliz a Daniel Muñoz era el sumun para mí, porque Kirchner lo maltrataba, le pegaba; entonces, yo lo llamaba por teléfono desde Río Gallegos y le decía: te fabriqué dos o tres millones de pesos de blanco, y le pedía que vaya de shopping, a gastárselo. Yo disfrutaba esa actividad por la satisfacción que le generaba a Daniel. No lo hacía solamente por avaricia. Con esto no pretendo mejorar mi situación, sino hacerme cargo de lo que hice”.