Política Progresismo Miercoles, 19 de Diciembre de 2018

"Nuestra responsabilidad es trabajar para terminar con la grieta"

Lo dijo Ricardo Alfonsín durante el lanzamiento de la Agenda Progresista de Propuestas Políticas con eje en la Equidad y el Desarrollo. Reiteró críticas a la conducción de la UCR y aseguró que “los adversarios del pensamiento radical son el populismo y el neoliberalismo”.

Miercoles, 19 de Diciembre de 2018
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Los dirigentes radicales Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella presentaron una agenda progresista con eje en la equidad y el desarrollo, con la mirada puesta no sólo en el año electoral, sino también en el post 2019. 

Así lo afirmó Alfonsín durante el encuentro desarrollado en el Hotel Savoy, que contó con la presencia de, entre otros dirigentes, Margarita Stolbizer (GEN), el legislador porteño Juan Nosiglia, la diputada provincial Liliana Denot (Chascomús); y la participación, mediante videos, del presidente del PS y diputado santafesino Antonio Bonfatti, el diputado nacional de Evolución Martín Lousteau y el presidente de la Convención Nacional de la UCR, Jorge Sappia.

El ex diputado nacional reparó en el rol de la UCR dentro del frente Cambiemos, el que se limita –según su opinión- al de “convidado de piedra”. “El partido ha puesto en suspenso su identidad, como si hubiera renunciado, como si tuviera miedo a opinar y a mostrar diferencias con el PRO”, señaló.

En ese sentido, disparó contra la conducción y su presidente, Alfredo Cornejo, quien tiempo atrás dijera que ‘Cambiemos necesita más Cambiemos y menos radicalismo’. “Es la primera vez que escucho al presidente de un partido decir que se necesita menos de su partido”, ironizó. “Cambiemos no tiene identidad ideológica”, reforzó.

Alfonsín analizó que “los adversarios del pensamiento radical son tanto el populismo como el neoliberalismo”, aunque definió a esta última corriente como “la más poderosa, más fuerte y más difícil” de combatir.

“No digo que el neoliberalismo sea antidemocrático; tiene derecho a competir y disputar la opinión publica. Somos nosotros los que tenemos que hacer el esfuerzo de persuadir a la sociedad de que las recetas de esta corriente de pensamiento ortodoxa no son las más adecuadas para resolver los problemas que padecen las mayorías”, sostuvo.

Por ello, señaló que la deuda de la política desde la recuperación de la democracia es “con el desarrollo”. “Después del 2019 hay que poner en marcha una segunda transición, del subdesarrollo al desarrollo, en pos de una sociedad justa, equitativa, integrada e igualitaria”, planteó.

“Si queremos transitar ese camino necesitamos un acuerdo entre los principales partidos políticos. Y luego un acuerdo con el empresariado nacional, el capital nacional y los sectores del trabajoLos problemas del subdesarrollo no los resuelve un partido ni una gestión. Hay que recuperar la confianza de la sociedad en la política para que ésta pueda hacer transformaciones”, definió.

En cuanto al papel de la UCR en esa etapa, Alfonsín remarcó que “la responsabilidad del partido es trabajar para definir la agenda del desarrollo para discutirla con los otros partidos políticos y terminar con la grieta; recuperar el diálogo”.

Por su parte, Storani repasó la conformación de Cambiemos y el fracaso en la gobernabilidad. "La coalición de partidos políticos diversos era el primer paso, no el destino final. Ese instrumento electoral debió transformarse en una coalición de gobierno. Pero ello no pasó por voluntades recíprocas: la de la conducción del partido y la del partido que hegemoniza el frente, el PRO", reseñó.

"No quiero una coalición donde discutamos cargos ni espacios de poder, sino ámbitos de debates institucionalizados para discutir aquellas políticas publicas esenciales que significan el ADN de nuestra propia identidad partidaria", destacó.

En tanto, Casella bregó por un "radicalismo que recupere su identidad, sus valores y sus principios para contribuir a una agenda progresista, con eje en la equidad y el desarrollo".

Entre sus cuestionamientos al gobierno, sostuvo que Argentina "exhibe índices de desigualdad dramáticos, con un tercio de su población por debajo de la línea de pobreza" y advirtió "a los funcionarios que ocupan la conducción del partido: No vamos a abandonar nuestro partido, no vamos a renunciar a ser radicales desde el principio hasta el fin, no vamos a aceptar un esquema electoral sin contenidos".