Política Cambiemos Viernes, 23 de Noviembre de 2018

Alfonsín: "La falta de discusión, no la discrepancia, es la que debilita las alianzas"

El dirigente radical aprobó los cuestionamientos de la conducción de su partido al PRO, por la pérdida de un lugar en el Consejo de la Magistratura, aunque pidió que en adelante, se defiendan también las ideas del partido.

Viernes, 23 de Noviembre de 2018
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

La pérdida de un lugar clave en el Consejo de la Magistratura motivó a la conducción de la UCR a recriminarle al PRO por la “impericia, mala praxis y desidia política” ante tal situación.

La postura del partido fue celebrada por el dirigente Ricardo Alfonsín, aunque dijo que “no era necesario adjetivar tanto para defender las convicciones”, y pidió a sus correligionarios que “defiendan con la misma pasión todas las ideas radicales”. En una entrevista con La Nación +, planteó que si su partido “hubiera actuado así desde el principio del Gobierno, muchas decisiones no se hubieran tomadoEl país estaría mejor. El PRO y la UCR también”.

Consultado sobre el papel que cumple el partido en Cambiemos, Alfonsín respondió que “la UCR no ocupa el rol que dijo que iba a ocupar al conformar Cambiemos. No veo que el partido haya reclamado participar en la elaboración de las decisiones, actuaba como si no tuviera derecho a ello”.

Alfonsín pidió salir del papel “acrítico” y comenzar a “actuar con firmeza y mucha responsabilidad para influir en las decisiones que se adoptan en Cambiemos”. Para ello, reclamó el fin del “miedo a la discrepancia”.

Lo que debilita los acuerdos y las alianzas es la falta de discusión. Por qué pretender que haya una escribanía en un frente que reúne fuerzas que piensan distinto. Cambiemos no es un cuartel”, sostuvo.

No obstante, consideró que sus correligionarios “no actuaron con mala intención”, sino que lo hicieron “por una cuestión de reputación; tenían miedo de que si planteaban diferencias, la opinión pública los viera como generadores de dificultades o fisuras en un frente que había generado tanta ilusión en la sociedad”.

No estamos obligados a decir sí a todo. Nadie lo está. La política es deliberación y debate. Nadie es el dueño de la verdad. Es más fácil acercarse a la decisión correcta si escuchamos a los que piensan diferente”, analizó.

Asimismo, postuló la necesidad de “poner en marcha una segunda transición en el paísya no de la dictadura a la democracia; sino del subdesarrollo al desarrollo”. “Las deudas con la justicia social, son deudas del subdesarrollo”, sentenció.

La entrevista completa: