Política Reconversión Lunes, 23 de Julio de 2018

Militares para la seguridad interior: cómo es la nueva directiva

Junto a Oscar Aguad, el presidente Macri precisó que las Fuerzas Armadas actuarán como “apoyo logístico en la zona de fronteras”, así como ante “eventos de carácter estratégico”.

Lunes, 23 de Julio de 2018
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

El presidente Mauricio Macri dio a conocer “una nueva directiva de política de defensa nacional” que incluye la “colaboración” de efectivos de las Fuerzas Armadas en tareas de “seguridad interior”

El jefe de Estado señaló que los militares actuarán como “apoyo logístico en la zona de fronteras”, así como ante “eventos de carácter estratégico”.

Las Fuerzas Armadas tendrán también como misión la “custodia y protección de los objetivos estratégicos”, señaló Macri durante un acto que encabezó en Campo de Mayo junto al ministro de Defensa, Oscar Aguad, y los jefes militares.

Tenemos un sistema de defensa desactualizado producto de años de desinversión”, señaló el presidente, quien indicó que la actual política de defensa coloca a los militares a trabajar ante “amenazas antiguas”.

Por su parte, Aguad explicó que la reconversión de las Fuerzas Armadas “tiene que ver con el nuevo redespliegue de las fuerzas en el territorio, reconvertir las nuevas hipótesis de conflicto que ya no existen y empezar a trabajar sobre las nuevas amenazas que no están vinculadas con otros países, sino con el concepto más moderno de ataques que es la instalación de bandas de narcotráfico en el territorio o con el terrorismo internacional”.

También hizo referencia a que la reforma militar buscará defender al país ante eventuales ataques al ciberespacio, con mucho énfasis en el cuidado y defensa del Atlántico Sur, incluida la Antártida.

Las Fuerzas Armadas deben adaptarse a los nuevos tiempos. Como muchas amenazas son muy desconocidas, los desafíos son complejos y hay que tener en cuenta nuevas tecnologías para enfrentarlos”, destacó Aguad.

El funcionario aclaró que “los militares no actuarán en seguridad interior” y explicó que el traslado de efectivos a la frontera norte que comenzará el 1 de agosto con unos 500 uniformados para llegar a 3000 no será para reemplazar gendarmes, sino que “tiene un sentido de apoyo logístico con un efecto disuasivo para que las bandas de narcos no se puedan instalar en la Argentina”.