Opinión Coronavirus Viernes, 12 de Noviembre de 2021

Atención Alemania

Por Claudio Rosso, Asesor en Riesgos del Trabajo

Viernes, 12 de Noviembre de 2021
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Alemania acaba de registrar, el miércoles 10 de noviembre, 39.676 nuevos contagios en 24 horas. Un nivel nunca alcanzado en casi dos años de crisis sanitaria, a pesar de que casi el 67% de la población adulta está vacunada contra el virus Sars-Cov-2.

Con casi 250 infecciones por cada 100.000 habitantes, su situación es mucho peor que en Francia (94) o Italia (73), según datos de Statista citados por la agencia AFP.

La situación también está empeorando en los hospitales. Si el número de ingresos de pacientes con casos graves de Covid-19 no es tan alto como hace un año, gracias al efecto protector de las vacunas, sí "hay un claro aumento", apunta Ralf Reintjes, epidemiólogo de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo.

Las unidades de cuidados intensivos están incluso "más abrumadas que hace un año cuando no había vacunas", señala el diario Süddeutsche Zeitung. Primero, porque hay menos personal de enfermería debido a las dimisiones provocadas por el exceso de trabajo desde el inicio de la crisis sanitaria. En segundo lugar, porque es necesario atender a más pacientes con otras enfermedades. Hace un año, la contención limitaba la circulación de otros virus estacionales como la gripe.

La fuerza con la que esta cuarta ola de covid-19 golpea a ese país ha encendido las alarmas no solamente de los responsables sanitarios, sino también de los políticos y económicos.

Olaf Scholz, el actual vicecanciller y probable sucesor de Angela Merkel, dijo este jueves que Alemania necesita aplicar mayores restricciones para contener el aumento de contagios y así poder pasar este invierno boreal.

Los partidos políticos ya han introducido en el Parlamento una serie de propuestas para hacer frente a la pandemia.

Entre estas se incluye permitir el acceso a ciertos lugares solamente a los vacunados o a quienes ya se han recuperado de la enfermedad, endurecer las exigencias de pruebas de covid-19 en los lugares de trabajo y reintroducir las pruebas rápidas de antígenos, que se aplicaron durante el verano pasado.

Un cóctel de factores particularmente explosivo explica por qué la cuarta ola de Covid-19 en Alemania parece ser, en muchos sentidos, la peor. El más obvio es "un tercio de los adultos que aún no están vacunados, lo que representa a millones de alemanes, algunos de los cuales tienen comorbilidades que los hacen más propensos a desarrollar formas graves de la enfermedad", señala Till Koch, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Hamburgo.

A estos no vacunados se suman todos los que formaron parte de la primera ola de vacunación entre finales de 2020 y principios de 2021. "Para ellos, los efectos de la segunda dosis -administrada hace más de seis meses- comienzan a desvanecerse, y están menos protegidos contra el virus", señala Ralf Reintjes. Estas primeras vacunas suelen ser para personas de edad avanzada que se encuentran entre las poblaciones de mayor riesgo.

Según datos del Instituto Robert Koch (RKI), casi un tercio de los hospitalizados con coronavirus habían recibido la pauta completa, por lo que todo apunta a que los ministros de Sanidad regionales y el titular federal, Jens Spahn, reunidos ayer y hoy para abordar el impacto de la cuarta ola, apuesten por la dosis de refuerzo generalizada.

"Los refuerzos después de seis meses tienen que convertirse en la regla y no la excepción", sentenció el ministro de Salud, Jens Spahn.

En su informe semanal, el RKI elevó el riesgo para la salud para los no vacunados o aquellas personas que no tiene la pauta completa de "alto" a "muy alto".

Para los vacunados con la pauta completa, el RKI considera que el riesgo es "moderado", aunque "creciente" debido al aumento de las cifras de contagios.

El virus tampoco es el mismo. La situación sanitaria alemana "confirma que la variante delta es mucho más contagiosa que la cepa histórica de hace un año, incluso en personas vacunadas".

Por: Claudio Rosso, Asesor en Riesgos del Trabajo