Opinión Por Ricardo Alfonsín Sabado, 6 de Junio de 2020

Lo que preocupa es que la economía se subordine a la política

Sabado, 6 de Junio de 2020
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Hemos visto en estos días a dirigentes de Cambiemos, incluso algunos de ellos radicales, declarar su preocupación por el uso de los DNU, por la falta de diálogo, por la grieta, por eventuales derivas autoritarias, por la independencia del Poder Judicial, por el  Consejo de la  Magistratura.

En esta nota trato de explicar, de la manera más breve posible, el porqué de mis dudas respecto de la sinceridad de esas declaraciones. Veamos.

Cambiemos, cuando estaba en la oposición,  había criticado las mismas cosas que hoy esos dirigentes dicen que les preocupan. Había criticado el uso de los DNU y la ley que reglamentaba su dictado. Había hecho lo mismo con el funcionamiento del Consejo de la Magistratura y la ley que disponía su composición. También había criticado la grieta y la falta de diálogo.

Ahora bien, ¿con qué nos encontramos al cabo de cuatro años de gestión del PRO? Con que la ley que reglamenta los DNU sigue tal cual. Y, por supuesto, se usó y se abusó de ellos. Con que la ley del Consejo de la Magistratura, la que decían que hacía difícil que el Poder Judicial funcionara con independencia, también sigue igual. No se le cambió nada. Y por supuesto  hicieron uso de ella. Respecto del diálogo,  lo único que se puede decir es que brilló por su ausencia. Ni siquiera existió hacia adentro de Cambiemos. Si lo hubo en el Congreso, más que por virtud, fue por necesidad. Estaban en minoría. Y de la grieta, mejor ni hablar. Se la profundizó. Y todo por irresponsables especulaciones electorales.

¿Y qué fue lo que hicieron esos dirigentes cuyas declaraciones estamos comentando? Nada. Solo silencio. Podría seguir con varios ejemplos imposibles de conciliar con sinceras reivindicaciones republicanas. Pienso que con lo dicho es suficiente. Y además lo dicho se prueba solo. Creo que entenderán ahora el porqué de mi desconfianza respecto de la sinceridad de las declaraciones comentadas.

Ahora bien, esta nota no podría terminar sin que dijera algo acerca de lo que de verdad les preocupa a esos dirigentes de Cambiemos. Lo que de verdad les  preocupa, es la reivindicación de la política como instancia ordenadora de la economía. Más directamente, les preocupa que los gobiernos, o que la ciudadanía a través de los gobiernos, se involucren en el funcionamiento de la economía. Les preocupa la idea de que la economía y los mercados  deban subordinarse a la política. Eso les preocupa. Porque creen en una economía solo sometida a las  leyes del mercado. Sobre todo a  "la del más fuerte".

Es contra esto, contra lo que están dispuestos a dar batalla. No nos engañemos. Si nos engañamos volverán a completar la tarea pendiente. Algunos dicen que estas críticas  debilitan al partido. Es al revés, son las posiciones que asumen algunos las  que lo debilitan. Y silenciar nuestras críticas, fortalece esas posiciones. Las cuales de radicales no tienen nada. Y hay que ponerlo en evidencia. La UCR, es antes que nada, un sistema de ideas. Sin ellas, es otro partido. No la UCR.


Por Ricardo Alfonsín - Dirigente Unión Cívica Radical