Mundo Pobreza Jueves, 13 de Febrero de 2020

Sexo por comida y matrimonios adolescentes: el sur de África azotado por el cambio climático

La grave crisis alimentaria que viven los países del sur de África, donde las consecuencias de fenómenos extremos derivados del cambio climático está causando estragos en las cosechas, afecta especialmente a mujeres y niñas y las obliga a buscar mecanismos de supervivencia extremos.

Jueves, 13 de Febrero de 2020
(0)
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

“Esta crisis no es pasajera. Ahora mismo es la forma de vida de las personas de la región”

Entre los mecanismos de supervivencia, según alertan Oxfam, es CARE, Plan International y World Vision, figuran el matrimonio adolescente o el sexo para poder adquirir algo de comida con la que subsistir. “En esta región la crisis climática es permanente y está acabando con los medios de supervivencia gracias a los cuales las comunidades y las familias han sobrevivido a los periodos de escasez alimentaria durante generaciones”, explica la directora regional para África del Sur de Oxfam, Nellie Nyang’wa.

En los nueve países de la región, las cifras de inseguridad alimentaria han aumentado un 140 % desde 2018. Así, hay 14,4 millones de personas en riesgo de grave inseguridad alimentaria, en comparación con los 6 millones que había hace dos años. Según indican las ONG en su comunicado, la situación es especialmente grave en Zimbabue, donde hay 5,8 millones de personas que pasan hambre, mientras que en Zambia hay 2,3 millones de afectados, en Mozambique hay 2 millones y en Malaui 1,9 millones.

https://www.republica.com/wp-content/uploads/2019/11/africa-hambre-efe.jpg

En los dos últimos años el retraso en la llegada de las precipitaciones y su escasez, la más larga desde 1981, así como otros fenómenos como las inundaciones y el aumento de las temperaturas han alterado los ciclos, causando estragos con resultados devastadores para la población. Como resultado de ello, se están produciendo grandes pérdidas en las cosechas, afectando a varios cultivos, entre ellos el maíz, uno de los alimentos básicos cuyo precio ha aumentado en toda la región desde 2019.