Mundo Cambio Climático Lunes, 20 de Enero de 2020

Boris Johnson anuncia prohibición de ayuda para minas de carbón y centrales eléctricas

"Todos sufriremos cuando las emisiones de carbono aumenten y el planeta se caliente", expresó el primer ministro británico al anunciar que el Gobierno no invertirá "ni un centavo" más en la extracción de carbón o en su utilización para obtener electricidad en ningúna parte del mundo.

Lunes, 20 de Enero de 2020
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró que el Reino Unido no invertirá más en ayudas destinadas a las centrales eléctricas de carbón y minería de países en desarrollo, y en su lugar apoyará la transición energías alternativas de baja emisión de carbono, como parte de una campaña para promover soluciones de energía limpia en el extranjero.

"Ni un centavo del dinero de los contribuyentes británicos se invertirá directamente en la extracción de carbón o en su utilización para obtener electricidad", dijo este lunes el ministro en su discurso en una cumbre que se realiza en Londres y que involucra al Reino Unido y Africa.

Expuso que, en su lugar, su gobierno se centrará en energías más limpias. "Hace una década éramos una de las naciones con más emisiones de carbono en Europa. Regularmente generamos más de nuestra electricidad de fuentes renovables que de combustibles fósiles y nos hemos liberado casi totalmente del carbón", remarcó.

Según Johnson, no tiene sentido que el Reino Unido reduzca la cantidad de carbón que quemamos si luego se dirige a África y "nos llenamos los bolsillos alentando a los estados africanos a usar más de él".

"Respiraremos el mismo aire, viviremos bajo el mismo cielo, todos sufriremos cuando las emisiones de carbono aumenten y el planeta se caliente", resaltó.

En ese sentido anunció que el gobierno británico ya no proporcionará ninguna nueva ayuda oficial directa al desarrollo inversión, exportación, crédito o promoción comercial para la extracción de carbón o las centrales eléctricas de ese mineral en el extranjero.

Según un informe del año pasado, el gobierno británico gastó 680 millones de libras esterlinas (unos 880 millones de dólares) de su presupuesto de ayuda exterior en proyectos de combustibles fósiles desde 2010.

De acuerdo a datos del sitio web Carbon Brief (su denominación en inglés) que analiza y cubre los últimos avances en ciencia climática, política climática y política energética, desde el 2008, cuando la Ley del Cambio Climático empezaba a ser una realidad, el Reino Unido ya tenía parte de su territorio con energías limpias.

Actualmente el Reino Unido obtiene más de la mitad de su electricidad de fuentes de bajo carbono, como la solar, la eólica y la nuclear. El objetivo del gobierno británico es eliminar gradualmente el carbón para 2025 y descarbonizar en gran medida la red para 2030.