Mundo Bombardeo Miercoles, 8 de Enero de 2020

Trump, tras el ataque de Irán: "Ningún americano fue asesinado"

De este modo, salió al cruce de las informaciones iraníes que destacaban el deceso de 80 personas. El presidente norteamericano asegura que evalúa una respuesta y pidió a otras potencias mayor participación en el conflicto de Medio Oriente.

Miercoles, 8 de Enero de 2020
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó que evalúa aún la respuesta que dará al ataque que Irán lanzó con misiles contra una base estadounidense en Irak. "Las fuerzas norteamericanas están preparadas para lo que sea", advirtió el mandatario durante una conferencia en la Casa Blanca, en la cual aseguró que durante el bombardeo no hubo bajas en las tropas de su país. 

Trump renovó las advertencias contra Teherán por la tenencia de armas nucleares y adelantó que aplicará también "duras sanciones económicas" contra "el régimen" por no haber cesado en su postura. Al mismo tiempo, detalló el poderío armamentístico con el que cuentan las fuerzas armadas de Estados Unidos, una lista que incluye también "misiles hipersónicos", aunque aclaró que aún no recurrirá a ellos. "No queremos utilizarlos", agregó.

El presidente estadounidense anticipó también que reclamará la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) una mayor participación en el conflicto de Medio Oriente. "El tiempo ha llegado para Gran Bretaña, China, Rusia, Francia, de reconocer esta realidad", resaltó al referirse a la necesidad de que Irán abandone sus "ambiciones locales y financiamiento al terrorismo".

"Tiene que quedar claro que su campaña de muerte no será tolerada nunca más y que no puede seguir", insistió al reclamarles que abandonen los acuerdos nucleares con Teherán, pacto del que Trump rompió en mayo de 2018.

"Mientras yo sea presidente de Estados Unidos, Irán nunca tendrá un arma nuclear", sintetizó. Y respecto al ataque con misiles balísticos sobre dos bases norteamericanas en Irak, afirmó que "los americanos tienen que están agradecidos y felices porque ningún americano fue asesinado". "Todos nuestros soldados están a salvo y hubo daños mínimos", amplió sobre los alcances de las explosiones.

El presidente hizo hincapié en que se evitaron las fatalidades "por las precauciones tomadas" y porque Estados Unidos cuenta con "un sistema de alarmas temprana que funcionó muy bien".

"Irán parece estar retrocediendo, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo. No se perdieron vidas estadounidenses o iraquíes", dijo Trump sobre el final y agregó: "Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la buscan".