Mundo Violencia sin límites Lunes, 29 de Julio de 2019

Sangriento motín en cárcel de Brasil dejó 52 muertos

Ocurrió en una prisión de la localidad de Altamira, en el estado brasileño de Pará. La revuelta habría respondido a un enfrentamiento entre bandas internas. Dieciséis de las víctimas fueron decapitadas.

Lunes, 29 de Julio de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Al menos 52 personas murieron, 16 de ellas decapitadas, durante una rebelión y enfrentamiento de bandas criminales que duró unas cinco horas en una cárcel de la ciudad de Altamira, estado de Pará, en el norte amazónico de Brasil

La masacre ocurrió en el Centro de Recuperación Regional de Altamira, durante la cual dos agentes penitenciarios fueron tomados como rehenes y luego liberados.

El ataque puso nuevamente en relieve la crisis por la superpoblación carcelaria en Brasil y la presencia de bandas criminales en los presidios, desde donde controlan los capos presos el tráfico de armas y drogas.

"La mayoría falleció por asfixia", informó la Superintendencia del Sistema Penitenciario del estado de Pará.

De acuerdo con las autoridades, el motín fue motivado por una pelea entre las bandas criminales Comando Classe A (CCA) y el Comando Vermelho (CV, Comando Rojo), que pugnan por reclutar presos a sus filas y controlar el tráfico de drogas y armas.

Todo comenzó cuando líderes del CCA invadieron un pabellón donde estaban internos de la facción rival. Allí, con facones, fueron decapitados 16 presos. Los agresores, además, prendieron fuego y cerraron las puertas del pabellón, lo que provocó el deceso por asfixia de la mayoría de las víctimas.

Equipos de la Policía Militarizada, de la Policía Civil y del juzgado de Pará se dirigieron al complejo penitenciario y lograron contener a los presos, así como negociar la liberación de los rehenes.