Editoriales Periodismo Martes, 14 de Abril de 2020

Los medios y los partidos

Martes, 14 de Abril de 2020
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Siempre hemos defendido la idea de que los medios deben ser independientes de la política. Pero tan cierto como eso, es que también siempre hemos defendido la independencia inversa. La de la política respecto de los medios. Hoy dudamos de que, respecto de esto último, se pueda seguir diciendo lo mismo. Por lo menos con relación a algunos dirigentes.

Es cierto que mantener la independencia respecto de quienes tienen el poder de poner la opinión pública en contra, no es gratis. No podemos negarlo. Este es un problema. Y hay que encontrarle la vuelta, que no es fácil. Pero subordinarse a los medios, no es precisamente "encontrarle la vuelta". Eso es más bien lo contrario. Es "tirar la toalla".

Aclaremos algo: no nos parece mal que los medios, a partir de las ideas que consideran mejores para el pais expresen sus preferencias partidarias, e incluso se esfuercen para que esas preferencias sean mayoritarias. No hay que confundir las cosas. Los medios tienen la obligación de ser objetivos respecto de los hechos. Los hechos no son opiniones. Los hechos son o no son. Pero las opiniones o valoraciones o juicios sobre ellos, pertenecen al terreno de la subjetividad. Opinar objetivamente es una contradicción en los términos. Hay que hacerlo con honestidad intelectual, que es distinto.

Sin embargo nos parece que cuando existe una relación de este tipo entre medios, ideas y partidos, debe ser transparente. No debe ocultarse. Debe blanquearse. Hay varios países en los que los medios se identifican con las ideas de determinados partidos y los apoyan. Y sin convertirse en órganos de prensa de los mismos. Es decir, preservando su independencia, y hasta señalando discrepancias. Aquí, de hecho, hacen lo mismo, la diferencia es que nadie, o muy pocos, se animan a reconocerlo. Eso sí que no es bueno para la ciudadanía.