Cultura Por Alejandra Venditti Miercoles, 30 de Octubre de 2019

Efemérides 30 de Octubre

Un día como hoy se llevó a cabo una de las elecciones más importantes, sino la más, de la historia de nuestro país; un reconocido director de cine provocó pánico general por una curiosa locución radial; y se firmó un Tratado fundamental para Europa, entre otras cuestiones.

Miercoles, 30 de Octubre de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Por Alejandra Venditti

Sabías que un 30 de Octubre de.

.1983, hace ya 36 años, se votó en la Argentina tras siete años de sangrienta dictadura militar. Fue mi primera votación y estaba profundamente convencida que votaría la Lista 3 aunque las encuestas daban como candidato favorito al justicialista Ítalo A. Luder. Con muchas ganas participé, como colaboradora, en el Comité Provincia de la calle Ayacucho volcando en una planilla los votos que iríamos recibiendo, en mi caso desde la ciudad de Tandil. Hasta mucho tiempo después de cerrado el comicio -desde ya sin computadoras ni internet ni celulares-, y a medida que avanzaban los números que iban llegando, la emoción aumentaba por comprender sin dudas que la lista 3 era la ganadora en la provincia de Buenos Aires y en todo el país. Convencidos del triunfo nos dirigimos al Comité Nacional de la UCR en la calle Alsina y Entre Ríos para, junto a la ciudadanía que comenzó a movilizarse en las calles, salían a festejar el fin de la dictadura y el retorno a la democracia. Como pude logré llegar hasta el último piso del comité. El edificio pareció achicarse porque políticos, diputados electos, afiliados, colaboradores, periodistas estaban presente en los pasillos, escaleras, oficinas, salas celebrando lo que suponíamos era la gran victoria. Cuando finalmente encontré un pequeño espacio me metí. Alguien en verdad me dejó pasar y con un gesto me pidió silencio porque en esa oficina, sentado detrás de un escritorio, estaba el nuevo presidente de los argentinos. Lo vi tan de cerca que mi corazón estallaba. Su emoción igual permitía una sonrisa mientras se dejaba tomar la primera foto que al día siguiente saldría en la primera plana de los diarios anunciándolo como el nuevo presidente electo de la República Argentina. Lentamente, como sintiendo el peso de toda la responsabilidad que estaba asumiendo, se levantó para agradecer a la prensa, nos saludó a cada uno y recorrió unos metros hasta alcanzar el ventanal del frente del edificio y así agradecer la presencia de los miles de correligionarios, y los que no, que lo ovacionaban con cánticos mientras agitaban las banderas patria y partidaria, acompañándolo en ese momento histórico. Jamás olvidaré ese día, mi primer voto ganador y el orgullo de estar cerca de este líder que trascendió las fronteras de nuestro país y se transformó en un ejemplo de demócrata y estadista. Gracias querido PRESIDENTE DR. RAÚL RICARDO ALFONSÍN por habernos enseñado qué es la democracia y su mística, por su lucha más que difícil en el irrepetible acontecimiento histórico de juzgar a los integrantes de las juntas militares, por su inagotable búsqueda por el bien común y la equidad y por la honestidad de su entrega.

Imagen de la portada del diario Tiempo Argentino anunciado las votaciones del 30 de octubre de 1983 con los candidatos 

Imagen del Presidente Dr. Raúl Ricardo Alfonsín

.1981, y tras la necesidad de exigir el restablecimiento del sistema democrático que había sido interrumpido por el proceso militar de lo que denominaron Proceso de Reorganización Nacional, las diferentes organizaciones civiles en lucha por los derechos humanos y la Multipartidaria, agrupación integrada por representantes de los partidos políticos de la Unión Cívica Radical, el Justicialismo, el Intransigente, Movimiento de Integración y Desarrollo y la Democracia Cristiana, realizaron la primera marcha multitudinaria contra la dictadura militar en protesta por la falta del estado de derecho, la desaparición de personas, las torturas, los exiliados o encarcelados por razones políticas, la guerra de Malvinas y exigiendo el inmediato llamado a las urnas para el necesario retorno a la democracia.

Imagen de la respuesta de la dictadura militar a la convocatoria de la marcha por la vida 

.1938, el conocido actor y director Orson Welles provocó un verdadero pánico en la población. Ese día entró, como tantos otros, en el edificio del Estudio Uno de la Columbia Broadcasting System de Nueva York, conocida como CBS, pero no imaginaría cómo quedaría grabado en su memoria y en la de muchos más. Si bien durante el programa se explicó que a continuación realizaría una dramatización basada en la novela del inglés Herbert George Wells, escrita en 1898, los radioescuchas más rezagados no lo supieron e interpretaron que lo que se estaba informando era una real invasión alienígena. En la teatralización se escuchó decir nada menos que: "señoras y señores, interrumpimos nuestro programa de baile para comunicarles una noticia de último minuto procedente de la Agencia Intercontinental Radio News. El profesor Farrel del Observatorio de Mount Jennings de Chicago reporta que ha observado en el planeta Marte algunas explosiones que se dirigen a la Tierra con enorme rapidez. continuaremos informando". Welles había sido contratado por la emisora, durante el período de la famosa depresión del ´30, para que dramatizara a lo largo del programa de 60 minutos, una novela en formato de noticia. Ese día Welles interpretaba el personaje del profesor Pierson que estaba siendo entrevistado por un periodista para explicar lo sucedido. Se continuó escuchando "Señoras y señores esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado. esperen un minuto, alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. alguien o algo, puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos. ¿son ojos? Puede que sea una cara. puede que sea." y si bien a lo largo del programa se continuó advirtiendo que sólo se trataba de una dramatización radial el pánico tanto en Nueva York como New Jersey fue absolutamente real al punto tal que la supuesta muerte del profesor Pierson (Welles), desde la azotea del edificio de la radio, a consecuencia de unos gases que emanaban de los extraterrestres, produjo el más absoluto pánico en la población al punto que los teléfonos de emergencias no daban abasto para atender las necesidades que había generado la polémica noticia sobre la invasión o advertir que ellos también los habían visto. Lejos de que esta locura significara el fin de la carrera del joven genio de la actuación, por el contrario fue el inicio de una brillante carrera. Aún hoy día se analiza a esta fake news y cómo juega la responsabilidad de los medios ante situaciones que no siendo reales provocan en la sociedad respuestas no esperadas ante lo que se llama el "cuarto poder".

Imagen de Orson Welles en la dramatización del programa radial y la primera plana del New York Times del día siguiente 

.1918, se produjo la Revolución de los Crisantemos en la ciudad de Budapest. Luego del final de la Primera Guerra Mundial, el mapa político de Europa estaba sufriendo grandes cambios y no sólo en cuanto a límites fronterizos se refiere, el imperio austrohúngaro se encontraba entre los derrotados. El nombre poético y hasta romántico con que se conoce a esta revolución significó la desintegración del gobierno recién asumido, del día anterior, de János Hadik. El emperador Francisco José I había designado a Hadik, para manejar los intereses de la región pero frente al rechazo popular del nuevo líder, el emperador se vio obligado a aceptar al socialdemócrata Mihály Károlyi, quien surgió de una alianza entre socialdemócratas y radicales una semana antes de su nombramiento. El nuevo líder había planteado quince días atrás el desprendimiento de Hungría del imperio austrohúngaro, la liberación de presos políticos, una reforma agraria, votaciones universales y el voto de la mujer. Todos estos planteos que en nada perseguían los intereses del imperio, interpretaban el verdadero sentir popular y Hadik, como primer acto de gobierno, para reprimir las exigencias ordenó liberar tropas y dispersar a la multitud que ya se había comenzado a movilizar. Ningún soldado acató la orden sino todo lo contrario. Y viendo que este hombre de mano dura no contaba con el poder necesario del ejército fue reemplazado por Károlyi. El pueblo al día siguiente de la designación, y en claro apoyo, declaró una huelga en su favor, salieron a las calles luciendo sus crisantemos como forma de manifestación pacífica, de aquí que esta revolución se la conozca con el nombre de la flor. El resultado de esta revolución incruenta dio lugar a la República Popular de Hungría, proclamada el 16 de noviembre de 1919 que sólo duraría cinco meses debido a la debilidad manifiesta y proclamarán la República Soviética Húngara el 21 de marzo de 1919.

Imagen de los manifestantes luciendo los crisantemos 

.1864, se firmó el Tratado de Viena que significó el comienzo de la unidad alemana. Este tratado firmado entre Prusia y Austria con Dinamarca, dentro del marco de La guerra de los Ducados o "Schleswig" disputaban en realidad dos ducados de Schleswig y Holstein a la que luego le sumaron un tercero, Lauenburg. Si bien las tres ciudades pertenecían al reino de Dinamarca, eran mayoritariamente de habla alemana y como consecuencia del fallecimiento del rey Federico VII de la casa de Oldenburgo, la sucesión al trono provocó la intervención de Prusia y Austria para dirimir estos estados adónde pertenecerían de ahí en más. El conocido Otto von Bismark, canciller del Reino de Prusia, supo manejar con sagacidad la situación y así anexar para sus fronteras Schleswig y Lauenburg, del cual era duque, quedando el importante puerto de Keil a Prusia en tanto que Holstein fue asignada a Austria.

Imagen del mapa con la conformación del imperio alemán antes de la unidad