Tecnología Justicia Jueves, 8 de Noviembre de 2018

Piedecasas, Rosenkrantz y la independencia judicial como base republicana

Durante la Cumbre Judicial Iberoamericana, el presidente del Consejo de la Magistratura y el titular de la Corte Suprema reflexionaron sobre el sistema judicial argentino y de la región. El juez supremo apuntó a la independencia de cada magistrado se sus convicciones ideológicas y políticas.

Con el lema "La sostenibilidad de la paz social: Retos de la Administración de Justicia en Iberoamérica frente a las exigencias del nuevo milenio", se dio inicio a la XX Cumbre Judicial Iberoamericana, de la cual participan las máximas autoridades de los poderes judiciales de los países europeos y latinoamericanos de habla española y portuguesa, y el Principado de Andorra.

Durante la apertura de la primera ronda de talles expusieron el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, y el titular de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz. Ambos se refirieron a la independencia judicial como base republicana.

"Es difícil sostener la independencia judicial sin una autonomía económica y financiera plena y absoluta. También debemos incorporar los mecanismos de protección social de los magistrados. Debemos garantizar la mayor cobertura para una mayor independencia de actuación", sostuvo el primero.

Asimismo, Piedecasas señaló que, tal como se implementó en Argentina, deberá "observarse la necesidad de contar con mecanismos de selección que sean razonables, equilibrados, trasparentes, objetivos y que garanticen la idoneidad técnica, aptitud funcional y vocación democrática".

"También existe la necesidad de procedimientos para juzgar la conducta y el desempeño de los magistrados y llegar a su enjuiciamiento político y que los que integren el poder judicial tengan la más alta capacidad ética y moral", completó.

Por su parte, el juez supremo analizó que "no hay dudas que una carrera judicial con una asignación transparente de recursos evita la corrupción y promueve la independencia de los otros poderes del Estado y de los poderosos", aunque admitió que se trata de "algo difícil de lograr si tenemos en cuenta que debemos resolver casos de gran significación económica y social".

"La independencia del Poder Judicial que queremos lograr, no se agota en ser independientes de los otros. Ser un juez independiente e imparcial requiere otra independencia más difícil. Nos exige la independencia de nuestras propias convicciones ideológicas y políticas. Nos exige estar motivados únicamente por la ambición de respetar las reglas adoptadas democráticamente", planteó.

En ese sentido, Rosenkrantz consideró que sin esa ambición, "nuestra independencia puede ser una mera coartada para que en nuestra condición de jueces hagamos lo que nuestra ideología cree que debe hacerse. Un juez que sea incapaz de lograr esta independencia será un juez con poder pero sin autoridad".

Además de Piedecasas y Rosenkrantz, expusieron el titular de de la Corte Suprema de Justicia de Uruguay y secretario permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana, Jorge Chediak González, y el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá y secretario pro témpore de la Cumbre, Hernán de León Batista.

Seguí leyendo en Tecnología