Sociedad Explosión Viernes, 25 de Noviembre de 2011

Se desconoce el origen de la bomba que hirió al bombero que quiso desactivarla

El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense , Ricardo Casal, descartó el viernes que la bomba sea parte de "un atentado institucional”, sino obra de “un desquiciado o demente”, aunque por el momento se desconoce cómo y porqué detonó el explosivo casero en La Plata.

El ministro Casal en el lugar de la explosión

La bomba estalló este mediodía en la Escuela de Cadetes del Servicio Penitenciario Bonaerense cuando un bombero, quien perdió una mano, intentó desactivarla.

La víctima es un capitán de la Brigada Antiexplosivos de la Policía, identificado como Carlos Gonzáles, quien perdió una mano y recibió heridas graves en la otra, por lo que permanece internado en el Hospital San Martín de La Plata.

El hecho ocurrió a las 11 en la sede de la Escuela ubicada en calle 44, entre 134 y 135, de La Plata, confirmó Casal en declaraciones a la prensa.

El funcionario, quien concurrió de inmediato al lugar de la explosión, dijo que se trata de la "obra de un desquiciado, de un demente".

"Una persona que decide poner un artefacto explosivo en la vía pública significa que no tiene ningún tipo de atención sobre la vida ajena y la vida de inocentes", advirtió el ministro.

Casal dijo esperar que "esto se confirme como un hecho individual".

"Descarto que haya sido un atentado institucional, en la Argentina esto no sucede más", advirtió el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense.

El funcionario explicó que en el hecho la brigada de bomberos actuó conforme al protocolo establecido, pero consideró que "no estuvo prevista la explosión inmediata".

"Pusimos personal especializado a trabajar porque buscamos el esclarecimiento inmediato" de lo sucedido, aseguró el ministro, y al referirse a la salud del bombero herido dijo que sufrió la amputación de una mano "y la otra está comprometida".

"Se advirtió una caja de cartón y se llamó al 911", relató el ministro al explicar cómo ocurrió el hecho, y dijo que cuando "llegó el escuadrón de explosivos el capitán de la policía no tuvo tiempo de desactivar la bomba y le explotó encima, lo que hizo que perdiera una mano".

Voceros policiales informaron que el estallido se produjo a las 11 sobre el exterior de una de las ventanas del edificio que da a la calle 135, donde funcionan oficinas administrativas de la Escuela.

El paquete con el explosivo, reportaron, había sido dejado momentos antes por un desconocido.

La sospecha sobre la presencia de un artefacto metálico, que luego se confirmó que contenía la bomba, fue advertida al 911, por lo que de inmediato concurrió al lugar un equipo de la brigada antiexplosivos.

Los mismos voceros informaron que cuando el capitán a cargo del operativo intentaba desactivarlo para luego provocar una explosión controlada "sorpresivamente estalló".

Vecinos de la Escuela manifestaron que "la explosión fue muy fuerte".

El herido fue trasladado de urgencia por sus compañeros al Hospital San Martín, donde fue intervenido en forma quirúrgica y era asistido "porque la otra mano está muy comprometida", informaron los voceros policiales.

Por otra parte, afirmaron que los investigadores trabajan para identificar a la persona que colocó el explosivo, por lo que analizan videos de las cámaras de seguridad instaladas en el edificio.

    Seguí leyendo en Sociedad