Sociedad Crisis Lunes, 29 de Abril de 2019

Creció la pobreza infantil y afecta a cinco millones de menores

Lo reveló un informe de la UCA. Entre el 41,2% y el 63,4% de los 11,8 millones de niños y adolescentes viven en hogares que no cubren la canasta básica y tienen vulnerados derechos fundamentales.

Lunes, 29 de Abril de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) relevó alarmantes datos respecto al crecimiento de la pobreza en nuestro país y alertó que casi cinco millones de niños y adolescentes son “doblemente pobres”

De acuerdo al escrito, poco más del 41% de los menores, que representa a unos 4,7 millones de chicos, viven en hogares cuyos padres no llegan a cubrir la canasta básica y tienen vulnerados derechos fundamentales, es decir, están mal alimentados, duermen en casas sin agua potable o cloacas, tienen problemas para acceder a la educación y escaso nivel de atención sanitaria.

El informe muestra cómo en los últimos años la situación se agravó y precisa que la llamada “pobreza multidimensional infantil” aumentó 4 puntos entre 2017 y 2018 y al menos 600.000 chicos, de entre 0 y 17 años, pasaron a estar por debajo de la línea de la pobreza por ingresos, pero además tienen déficit de alimentación, saneamiento, vivienda, salud, información o estimulación temprana/educación.

El detallado indica que “el 63,4% de los niños y adolescentes estaba privado en el ejercicio de al menos un derecho y 51,7% vivía en hogares pobres en términos monetarios. Un 41,2% de la infancia era doblemente pobre (en el ejercicio de derecho y por pobreza monetaria). Esta doble carencia se incrementó entre 2017 y 2018 en 4,1 puntos porcentuales”. Además, “del 63,4% de chicos que no logran ejercer plenamente al menos uno de los derechos considerados, un 18,9% no logra hacerlo en niveles humanamente inaceptables”.

La UCA detectó que el 22,9% de los niños tienen carencias en el espacio de la vivienda, 19,1% en el acceso a la información, 18,5% en los servicios de saneamiento básicos (agua e inodoro con descarga), 17,4% en el acceso a la atención de la salud, 13,4% en la estimulación en los primeros años de vida y en la educación luego, y 8,7% en el acceso a la alimentación”.