Sociedad Tensión Lunes, 15 de Abril de 2019

Las Madres resistieron una orden judicial en su sede

Junto a organizaciones de Derechos Humanos y sindicales, evitaron que un síndico y escribanos ingresaran al edificio frente al Congreso, el cual la Justició ordenó inventariar. "El día de hoy es para la historia, el pueblo vino a defender lo que le pertenece", dijo Hebe de Bonafini.

Lunes, 15 de Abril de 2019
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Las Madres de Plaza de Mayo se resistieron a una nueva orden judicial para realizar un inventario de sus bienes, que había sido solicitada por el titular del Juzgado Comercial número 13, Fernando Javier Perillo, en el marco de un pedido de quiebra de ex empleados.

La fundación que preside Hebe de Bonafini convocó a una concentración en la sede de Hipólito Yirigoyen 1584, donde funciona el Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo (IUNMA), que logró impedir el ingreso de agentes judiciales.

La llegada del abogado (del síndico), Daniel Truffaut, al edificio de las Madres generó forcejeos y empujones entre los manifestantes y la Policía de la Ciudad.

"La sindicatura me envió a hacer una diligencia de inventario, para permitir que tres escribanos puedan inventariar, nada más. Es que las madres están en quiebra. Parte de lo que tiene que ver con la quiebra es inventariar los bienes", aseguró el síndico.

Tras la diligencia frustrada, Hebe de Bonafini dijo que esa casa es "de todos" y que la defendían con el mismo criterio por el que sus hijos "dieron la vida". "El día de hoy es para la historia, el pueblo vino a defender lo que le pertenece, con los objetos y los archivos. No importa lo que diga el juez y el síndico, es siniestro y mentiroso", dijo la titular de Madres, quien cerró con un: "No les puedo decir más que me chupa un huevo".

Desde la fundación denunciaron "una nueva embestida que pretende apropiarse del archivo histórico de la Nación", aunque desde la Justicia explican que el objetivo era "realizar un inventario" a raíz de un pedido de quiebra que data de junio de 2017 de parte de ex empleados que reclaman por sus salarios no abonados y por las cargas sociales no cubiertas.