Sociedad Salud pública Jueves, 8 de Noviembre de 2018

Ludopatía: avanza proyecto para modificar salas de Juegos

La iniciativa de los senadores de la UCR Mario Fiad y Silvia Elías de Pérez obtuvo dictamen de la Comisión de Salud y será debatida en el Congreso. Propone mensajes de concientización en las máquinas, relojes visibles, ventanas al exterior y prohibición de cajeros y transacciones electrónicas.

Obtuvo dictamen de la Comisión de Salud de la Cámara Alta el proyecto de ley del senador Mario Fiad (UCR) que tiene como objeto desalentar el juego compulsivo y prevenir la ludopatía.

La iniciativa, que incorpora aportes de la legisladora Silvia Elías de Pérez, contempla la incorporación de nuevas medidas de información e infraestructura para las salas de juegos de azar y casinos del país. Además, deberán ser partícipes de una campaña permanente de prevención.

"La ludopatía tiene nocivas consecuencias individuales, familiares y sociales, que impactan en la persona, pero también generan ruptura de vínculos, depresión, pérdida de bienes y en muchos casos, hasta del trabajo", analizó el impulsor del proyecto. "A nivel nacional, el problema carece de un marco jurídico y esta orfandad le resta visibilidad a la problemática", amplió.

De sancionarse la norma, las salas de juego deberán cumplir las siguientes condiciones:

- Mensaje sanitario de prevención y número de línea de ayuda en todos los carteles, mesas o unidades de juego, mostradores de expendio, tickets, facturas, sitios web y entradas de los establecimientos.

- Relojes visibles con hora oficial en cada sala o cada 50 metros.

- Dos ventanas al menos desde las que se pueda observar el exterior del lugar en todo momento.

- Desinstalar los cajeros automáticos que se hallen dentro de las salas de juego e impedir su funcionamiento.

- Prohibición de transacciones electrónicas, canjes, préstamos o empeños dentro de los establecimientos.

También, la ley dispone la creación de un Registro Nacional de Autoexclusión con inscripción y baja voluntaria que deberán tener todas las salas del país, con datos y fotos, cuyos integrantes deben estar permanentemente actualizados y los formularios siempre a disposición de quien los requiera.

Seguí leyendo en Sociedad