Sociedad Insólito Lunes, 18 de Junio de 2018

La Ciudad indemnizará a presidenta de mesa que se cayó cuando contaba votos

La justicia hizo lugar a la demanda de una mujer contra el Gobierno porteño tras haberse tropezado y luxado el codo mientras se desempeñaba como autoridad de mesa en las elecciones de abril de 2015. Recibirá $70 mil.

Lunes, 18 de Junio de 2018

El titular del juzgado Nº 13 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Guillermo Scheibler, ordenó al Gobierno de CABA a indemnizar a una mujer con $70.000 por lesiones que sufrió cuando se desempeñaba como autoridad de mesa en las elecciones del 26 de abril de 2015. La cifra se abonará en concepto de incapacidad física sobreviviente y daño moral

El hecho ocurrió en la escuela Nº 1 de Recuperación, ubicada en Ayacucho 953, cuando la demandante realizaba el recuento de votos y tropezó con un pizarrón móvil "debido al escaso espacio existente entre el mobiliario". En consecuencia, sufrió una luxación del codo del brazo izquierdo con rotura de ligamentos.


El magistrado sostuvo que quien "resulta designado por el Estado como autoridad de mesa adquiere la calidad de empleado público". Por lo tanto, consideró que "no existen razones para excluir a quien desempeña funciones estatales en ejercicio de una carga pública de la tutela que las normas otorgan al trabajo en sus diversas formas, particularmente en lo que respecta a las condiciones de higiene y seguridad en el empleo y los infortunios laborales".

Scheibler concedió la indemnización por incapacidad física sobreviviente y fijó la suma de $45.000, basándose en la pericia médica, la edad de la mujer, su situación personal, familiar y laboral. Los $25 mil restantes corresponden a daño moral por "los dolores y padecimientos que la actora ha debido soportar a raíz de las consecuencias producidas por el accidente -fundamentalmente por el hecho de atravesar una intervención quirúrgica, padecer la inmovilización, y realizar el posterior tratamiento de rehabilitación-, sumado a la repercusión que necesariamente esa circunstancia ha provocado en su vida cotidiana".

Seguí leyendo en Sociedad