Sociedad Fiebre de Lassa Lunes, 5 de Marzo de 2018

La enfermedad mortal que se está extendiendo rápidamente y no tiene cura

La fiebre de Lassa es una de las numerosas enfermedades que pueden producir epidemias peligrosas y para la cual todavía no existe cura. Uno de sus características más letales es que puede imitar a otra enfermedad mortal: el ébola.

Proyecto Sinatar 2017

Desde principios de año, Nigeria se ha visto afectada por un brote de una enfermedad mortal: la fiebre de Lassa, una de una serie de enfermedades que pueden causar epidemias peligrosas, pero para las cuales no existe vacuna en la actualidad.

La fiebre de Lassa no es una enfermedad nueva, pero el brote de ahora no tiene precedentes ya que se extiende más rápido que nunca.

Los trabajadores de la salud están sobrecargados, y algunos se infectaron y murieron.

La enfermedad conocida como "fiebre hemorrágica viral", puede afectar a muchos órganos y dañar los vasos sanguíneos del cuerpo.

Pero es difícil de tratar. La mayoría de las personas que contraen la fiebre solo muestran síntomas leves, como fiebre, dolor de cabeza y debilidad general. También es posible que no tengan ninguno.

Sin embargo, en casos severos, puede simular otra fiebre hemorrágica mortal, el ébola, que causa sangrado a través de la nariz, la boca y otras partes del cuerpo.

Se cree que alrededor del 1% de los casos son fatales, pero las mujeres que contraen la enfermedad al final del embarazo enfrentan una probabilidad del 80% de perder a su hijo o morir ellas.

Índice de mortalidad

1081 casos sospechosos (1 enero - 25 febrero)

317 casos confirmados

14 trabajadores de salud afectados en seis estados.

Desde enero, se han reportado más de 1.000 casos sospechosos de Lassa en todo Nigeria, según el Centro para el Control de Enfermedades del país.

Se cree que, hasta el momento, han muerto unas 90 personas, pero la cifra real puede ser mucho mayor, porque es muy difícil de diagnosticar.

En las primeras etapas es casi imposible distinguirla de otras enfermedades comunes como la malaria y el dengue.

Sin una prueba disponible, la única forma de confirmar un diagnóstico es analizar una muestra de sangre o tejido en uno de los pocos laboratorios especializados.

La enfermedad se identificó por primera vez en la ciudad nigeriana de Lassa en 1969, luego de un brote en un hospital misionero.

Desde entonces se ha visto en muchos países de África Occidental, incluidos Ghana, Malí y Sierra Leona.

Sin embargo, este brote está causando particular preocupación porque el número de casos es inusualmente alto para la época del año.


Seguí leyendo en Sociedad