Sociedad · Miercoles, 7 de Febrero de 2018

Investigan como homicidio culposo la muerte de Pérez Volpin

Fue la calificación que la fiscal dispuso tras la denuncia de la pareja de la periodista y legisladora porteña, quien falleció de un paro cardiorrespiratorio cuando se realizaba una endoscopía. La anestesista se presentó en el Juzgado.

La Justicia investigará como “homicidio culposo” la muerte de la legisladora porteña y periodista Débora Pérez Volpi, a raíz de una denuncia realizada por su pareja, el también periodista Enrique Sacco, en la Comisaría 23 de la Ciudad de Buenos Aires.

La mujer de 50 años falleció de un paro cardiorrespiratorio mientras se le realizaba una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad y se sospecha que pudo tratarse de un caso de mala praxis.

La investigación quedó a cargo del juez Gabriel Ghirlanda, titular del Juzgado Criminal y Correccional 57, bajo la instrucción de la fiscal Nanci Olivieri, quien caratuló la causa como “homicidio culposo” y decretó el secreto de sumario.

La anestesista que atendió a Pérez Volpin –Nélida Puentes- se presentó este miércoles ante el magistrado y se puso a disposición de la investigación, tras reconocer que fue ella la que le aplicó la anestesia a la periodista.

En tanto, el cuerpo de la legisladora fue trasladado a la morgue de la calle Viamonte para realizar la autopsia y conocer la causal de muerte.

Endoscopía, “muy baja probabilidad de muerte asociada”

El especialista en gastroenterología y endoscopía digestiva del hospital Clínicas, Carlos Waldbaum, afirmó que el procedimiento de la endoscopía “es el recurso de diagnóstico más importante para las enfermedades del aparato digestivo, con 50 años de evolución tecnológica, y hay muy baja probabilidad de muerte asociada”.

“La endoscopia cumple un rol de diagnóstico preventivo muy importante para detectar lesiones premalignas y malignas tempranas como el cáncer de esófago, colon o estómago”, explicó el especialista.

Respecto de las complicaciones, aclaró que “son extraordinarias y menores” y remarcó que un evento médico que se acompañe de la muerte “es infrecuente como uno en diez mil procedimientos”.

Además, agregó que para realizar el tratamiento se utiliza “sedación hecha por un anestesista”, y se realiza por vía endovenosa para darle confort al paciente y asegurarle las mejores condiciones posibles. “La sedación es segura, eficiente y con muy baja tasa de complicaciones y menos la muerte ligada al procedimiento”, dijo.

Según el especialista, no siempre se requiere una evaluación específica previa a la intervención, como realizar un ectrocardiograma, análisis de sangre o verificar el riesgo quirúrgico aunque el gastroenterólogo o anestesista lo pueden solicitar según el caso pero “eso no predice que pueda haber una complicación".

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?