Sociedad Gravísimo Viernes, 26 de Enero de 2018

Casa del horror en Temperley: rescataron ancianos desnutridos y golpeados

Fue por una denuncia de familiares. Los residentes mostraban signos de tortura y mala alimentación. El lugar ya había sido clausurado en 2014 pero seguía funbcionando.

Viernes, 26 de Enero de 2018

La Justicia clausuró una residencia para adultos mayores de Temperley que funcionaba a pesar de haber sido inhabilitada en 2014. Se trata de la ‘Residencia Charly’, también conocida como ‘Alonso’. Sus responsables fueron notificados por una acusación de “maltratos” y citados a declarar, luego de que familiares denunciaran que las personas alojadas allí sufrían castigos y falta de asistencia.

En el establecimiento, ubicado en calle Cangallo 2041, se llevó a cabo un allanamiento a cargo de la DDI Lanús/Avellaneda, mediante el cual se corroboró la presencia de 19 ancianos que mostraban signos de haber sido golpeados y lastimados; además de encontrarse bajos de peso y sin aseo. El edificio –en tanto- fue descripto como “falto de mantenimiento e higiene general”.

Además de la policía, del operativo participó personal del Instituto Municipal de Discapacitados y Adultos Mayores (IMDIAM) de Lomas de Zamora, para la asistencia de los adultos mayores y su traslado a hogares de abrigo.

En tanto, los familiares de los residentes se acercaron al lugar para denunciar ante la prensa los reiterados maltratos por parte de los empleados. “A mi hermana la tenían encerrada en una pieza, la vi atada de pies y manos, con un golpe en la cabeza”, declaró uno de ellos.

El hombre aseguró que “todas tenían hambre y sed. Los empleados con mala cara le traían un vaso de agua” y denunció que su hermana “tenía miedo y pedía salir” del hogar.

Catalina Alonso, quién se presentó como dueña de la residencia, se defendió de las acusaciones y aseguró que “está habilitado desde hace muchos años”, aunque confirmó que “todos los adultos serán trasladados al PAMI”.

Otros empleados y responsables del lugar rechazaron también las denuncias, aunque los indicios recabados serían suficiente prueba para corroborar el horror que allí se padecía.