Sociedad Ambiente Jueves, 25 de Enero de 2018

Alertan sobre el mal estado de los animales del Ecoparque

La ONG ‘SinZoo’ denunció que la población del predio de Palermo está en riesgo y que incluso un veterinario aconsejó eutanasiar a unas 200 tortugas, tres búfalas y unas llamas. Además, señaló que la mayoría de los peces que fueron trasladados al Jardín Japonés murieron en el viaje.

Mientras permanece cerrado al público en general, una ONG expresó su preocupación por los más de 900 animales que aún permanecen en el Ecoparque de la Ciudad. Aseguran que las autoridades del predio sólo quieren “sacárselos de encima” sin preocuparse por el bienestar de las especies.

Están muy apurados por terminar las obras para abrir el Ecoparque sin tener definido el destino de los animales”, afirmó Malala Fontán, referente de ‘SinZoo’, que lucha por eliminar el cautiverio de animales.

La activista señaló que tras el inicio de las obras en el sector de Plaza Italia, “comenzaron a vaciar el lago Darwin” -el espejo de agua característico que se encontraba a la entrada del ex Zoológico de Palermo- y que “los peces carpa que habitaban allí fueron derivados al Jardín Japonés”.

“Lo que no dicen es que la mayoría de esos peces fueron trasladados en cajones plásticos y que, como los dejaron en esos contenedores de un día para el otro y en el sol, la mayoría se murieron”, denunció.

Actualmente, al predio sólo se permite el ingreso de paseos escolares o grupos reducidos de personas que integren ONG’s, previamente pautados.

Fontán reveló que “nos informaron que uno de los veterinarios aconsejó aplicar eutanasia a más de 200 tortugas que estaban en ese lago, así como también a las tres búfalas que son gerontes y no pueden ser trasladadas, y algunas llamas”.

Según la activista, la semana pasada se llevó a cabo la primera asamblea de empleados desde la intervención del Zoo en junio de 2016, y “todos los trabajadores acordaron y comunicaron que no están dispuestos a eutanasiar a ningún animal, ni a preparar el traslado de ningún animal para un destino nefasto”.

Por su parte, el subsecretario del Ecoparque, Gonzalo Pascual, rechazó las acusaciones y aseguró que “la derivación de un animal tiene que cumplir con lo que dicta la ley (aprobada en diciembre de 2016)” y que dicho proceso “es transparente público y abierto, ya que se invita a las instituciones más reconocidas de todo el mundo a participar”.

    Seguí leyendo en Sociedad