Sociedad DDHH Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Se pone en marcha el Comité de Prevención de la Tortura

Alberto Lucchetti, uno de los miembros del organismo que vela por el respeto de los derechos humanos en establecimientos públicos, dio a conocer los objetivos fijados una vez que comience a funcionar. En seis meses emitirán el primer informe.

Imagen YouTube

Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Por decisión política, este año se decidió activar el Comité de Prevención de la Tortura, un órgano multisectorial creado por ley durante el kirchnerismo, pero que nunca se puso en funcionamiento.

Compuesto por trece miembros (tres del Senado, tres de Diputados, tres de distintas ONG’s, dos de mecanismos locales, el procurador penitenciario y uno del Ejecutivo), el organismo autárquico se encarga de velar por el respeto de los derechos humanos en todos sus estamentos, fundamentalmente en el contexto de encierro.

Alberto José Lucchetti es el representante del Poder Ejecutivo, propuesto por la Secretaría de Derechos Humanos. En diálogo con el programa ‘Tendencias’, dio a conocer cuáles serán los lineamientos a seguir una vez que el ente entre en vigencia.

Lamentando los años perdidos en el avance legislativo para su implementación, el funcionario remarcó la importancia de respetar los tratados internacionales suscriptos por el país, camino que comenzó a transitarse con la ley 23.338 sancionada en el Gobierno de Raúl Alfonsín.

No cumplir trae consecuencias negativas. Uno se aparta del mundo, no lo tienen en cuenta si nos exigen crear mecanismos de protección y no lo hacemos”, destacó.

Respecto al funcionamiento del Comité, explicó que si bien es financiado por el Estado, cuenta con “autonomía plena”. El órgano depende de un Subcomité Internacional para la prevención de la tortura, que a su vez responde directamente a la Organización de Naciones Unidas.

Su rol es el de articular y coordinar el Sistema Nacional de Prevención, alentando a las provincias que no cuentan con mecanismos propios a que los creen. “Somos el órgano que va a interpretar los alcances de la tortura, del maltrato cruel e inhumano, cuyas definiciones son muy amplias”, sostuvo.

En ese sentido, Lucchetti especificó que la tortura no se reduce al aspecto físico y al contexto de encierro en la cárcel, sino que “en el trabajo, en las escuelas, geriátricos, manicomios, en la disparidad con la mujer, etc., puede también haber acoso y maltrato”.

“La definición es muy amplia y dinámica. Nosotros seremos ‘intérpretes últimos’, le vamos a dar vida a la letra y que no quede en algo declamativo, sino operativo”, informó.

El funcionario adelantó que en seis meses están obligados a difundir el primer informe, del cual surgirá “un registro nacional de casos de tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes y un registro nacional de acciones judiciales de Hábeas Corpus”.

En cuanto al campo de acción, además de los lugares de detención, la entidad del Comité se circunscribe acualquier establecimiento o sector bajo jurisdicción o control del Estado nacional”. Incluso en aquellas instituciones privadas donde el Estado aporte fondos de manera indirecta.

    Seguí leyendo en Sociedad