Sociedad Desaparición Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Jueza trabaja con la hipótesis de que el ARA San Juan nunca aparezca

“He tomado medidas pensando que no fuéramos a ubicarlo; y si lo ubicamos, que no lo pudiéramos reflotar”, indicó Marta Yáñez, magistrada a cargo de la investigación en principio caratulada como ‘averiguación de ilícito’.

Transcurrido casi un mes desde la desaparición del submarino ARA San Juan, la jueza a cargo de la investigación reveló que su trabajo se centra en la hipótesis de que el navío nunca aparezca, aunque reforzó la idea de que se pueda conocer fehacientemente lo sucedido.

Marta Yáñez, magistrada a cargo del juzgado federal de Caleta Olivia, detalló que analiza doce cajas de información enviadas por la Armada, y aseguró que no está descartada la posibilidad de que se haya tratado de un accidente o negligencia.

“Hoy la carátula es averiguación de ilícito, pero sin atarme a ninguna figura legal. El organigrama de la Armada es amplio, hay muchas áreas y hay que ser prolija para determinar si hubo alguna responsabilidad”, afirmó.

Respecto a la esperanza de que los 44 tripulantes del submarino se encuentren aún con vida, Yáñez admitió que espera “el peor final” y que “cada vez me quedan menos dudas” respecto a que hayan fallecido.

En cuanto al avance de la investigación teniendo en cuenta que continúa la búsqueda, afirmó que las últimas medidas tomadas se basan en la presunción “de que no lo fuéramos a ubicar; y si lo ubicamos, que no lo pudiéramos reflotar”.

Además, pidió respeto a los familiares a la hora de referirse a cualquier presunción o teoría sobre lo que pudo ocurrir con el ARA San Juan. “Hoy tengo que hablar de personas desaparecidas. Tenemos la obligación de ser creíbles, respetuosos; esta gente ha pasado un momento de suma incertidumbre, de mucho suspenso en una situación tan fea en lo emocional. El mejor homenaje es simplemente trabajar”, concluyó.

Informe de especialista: “Explosión corta y mortal”

Por otra parte, en las últimas horas surgió una nueva hipótesis, aportada por un analista de inteligencia naval de Estados Unidos. Bruce Rule sostiene que el submarino colapsó en menos de un segundo y que los 44 tripulantes murieron en forma instantánea.

El especialista basó su informe en la señal acústica detectada el 15 de noviembre por la Organización del Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares, determinando que el submarino sufrió un colapso letal, que liberó una energía similar a una explosión de 5700 kilos de TNT, a 380 metros de profundidad.

El estudio concluye que el ARA San Juan se hundió verticalmente, a una velocidad de 10 a 13 nudos (18 a 24 kilómetros por hora).

    Seguí leyendo en Sociedad