Sociedad · Viernes, 20 de Mayo de 2016

Realizaron un "apagón cultural" por los aumentos que afectan a teatros y otros espacios culturales

Más de 120 teatros, centros culturales, peñas y espacios de arte de la Ciudad de Buenos Aires apagaron por un minuto las luces durante sus actividades del sábado. Piden al Gobierno una tarifa diferenciada y una partida de emergencia que los ayude a afrontar los aumentos.

El apagón tuvo lugar a las 20 del sábado.

El colectivo Cultura Unida llevó adelante este fin de semana un "apagón cultural", para colocar en agenda la difícil situación que atraviesa el sector tras el aumento de los servicios públicos. Más de 120 teatros, centros culturales, peñas, milongas y espacios de arte de la Ciudad de Buenos Aires, apagaron las luces durante un minuto en sus tradicionales actividades nocturnas del sábado.

"Nos declaramos en estado de emergencia. La boleta de luz pasó de 1500 a 8 mil pesos y el agua de 1400 a 6000. Pedimos una tarifa diferenciada para centros culturales y mientras tanto que haya una partida de emergencia", afirmó Alejandra del teatro La Carpintería, en diálogo con Radio 10.

"Cuando hablamos de tarifa diferenciada me parece que hay que dejar en claro que no es que no queremos pagar. Solo pedimos que los aumentos tengan que ver con nuestros espacios, nuestra realidad. No producimos ganancias extraordinarias, tenemos sueldos de trabajadores", agregó.

Mientras los colectivos y asociaciones culturales anunciaban esta medida el jueves por la tarde, el Ministerio de Cultura de la Ciudad informaba que otorgaría "a las salas independientes que anualmente son beneficiadas con un subsidio, un monto de 50 mil pesos adicionales a lo ya otorgado durante 2016", a través del Instituto Proteatro.

Desde Cultura Unida, señalaron que esta ampliación presupuestaria alcanza sólo a parte de los teatros independientes y excluye a otros espacios culturales, además de tratarse de un fondo que no alcanzaría a cubrir los gastos de aumentos que superan ampliamente el 100%.

Julio Bazán, representante de la Asociación de Organizadores de Milongas, fue claro al expresarse en la conferencia en que se anunció el apagón: "Necesitamos políticas de Estado que protejan, promuevan y fomenten la cultura, que es nuestro trabajo, pero también un derecho de todos. Nosotros lo hacemos sin buscar rentabilidad extraordinaria porque no especulamos con el acceso a la cultura y percibimos salarios de trabajadores. Creemos que el arte es un derecho, no un beneficio".

Otro de los presentes aquel jueves previo a la medida de lucha, Claudio Gorenman, representante del Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos, cerró aclarando que este sábado apagarán las luces por un minuto pero eso es todo el tiempo que darán al reclamo: "No podemos permitir que por un tarifazo descerebrado nos obliguen a cerrar ni un espacio cultural", afirmó.

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?