Sociedad PROYECTO Lunes, 18 de Abril de 2016

La división de La Matanza y un debate que desenmascara la política de la cooptación electoral

La semana próxima se presentará en el parlamento bonaerense la ley para dividir en cuatro intendencias el partido de La Matanza, el más densamente poblado del país. ¿A quién beneficiaría? ¿Cuáles son los verdaderos motivos de los que se oponen? ¿Quiénes ganarían en cada distrito si se divide? Diferencias entre localidades ricas y pobres. ¿Qué cambiaría?

Lunes, 18 de Abril de 2016

En San Justo pasa el recolector de residuos dos veces al día y una vez el barrendero. En González Catán, los vecinos acumulan la basura en su casa o en las veredas una semana hasta que pasa el camión. Fue siempre así. Los servicios se diferencian entre localidades ricas versus pobres. Hace mucho tiempo que La Matanza es pensada sólo como un partido con los fines electoralistas y esta disparidad generó que hasta sus propios habitantes no se vean identificados en una unidad social y territorial. ¿Podría cambiar si se divide? La pregunta remite a otra: ¿Alguien en todo este tiempo probó otra opción?

La semana próxima se presenta en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires un proyecto de la concejal radical Liliana de Miguel para dividir a La Matanza en cuatro partidos. El objetivo es terminar con estas diferencias pero las acusaciones se cruzan y tienen como eje de argumentación las conveniencias electorales de los partidos políticos.

El proyecto fue evaluado por la Mesa Coordinadora integrada por el PRO, la UCE, GEN, el Partido Socialista Auténtico, por Bases Nacionales Peronistas y el PRF, cuyos dirigentes actualizaron los datos del distrito para comprobar que la división del partido es viable económicamente, que es el reclamo que hacen las autoridades legislativas y, principalmente, el PJ.

"Ser viable significa básicamente que cada municipio, una vez separado, pueda financiarse con los impuestos individuales y a las industrias propias. Hoy la diferencia entre las localidades es enorme, no sólo con el medio ambiente con el tema de la basura sino con la seguridad y la salud por la falta de iluminación o de bacheo o de centros asistenciales”, explicitó a Diario Inédito Gustavo Barresi, dirigente radical y miembro de la Mesa Coordinadora. “Cuando la gente de González Catán llama para hacer denuncias policiales, le contestan que no pueden hacerlas porque ahí no hay comisaría; así son las diferencias”, contó.

Y lo peor, es que la brecha es mayor si se considera que de las 15 localidades que conforman La Matanza, el distrito electoral más grande en densidad poblacional del país. (SACAR PUNTO)  San Justo, que es la cabecera, junto a Ramos Mejía y tal vez Lomas del Mirador y Villa Luzuriaga, se diferencian claramente del resto: 20 de Junio, Aldo Bonzi, Ciudad Evita, González Catán, Gregorio de Laferrere, Isidro Casanova, La Tablada, Rafael Castillo, Tapiales, Villa Madero y Virrey del Pino.

El contraste es enorme y se ve en las calles, las construcciones, los comercios, las fábricas y, principalmente, las villas.

El Partido Justicialista se opone a la división porque argumenta que no es viable que las localidades más pobres puedan sustentarse económicamente sin depender de los impuestos que se pagan en las ciudades más ricas. Sin embargo, en los últimos años hubo un traspaso de industrias hacia las zonas más pobres como consecuencia de la suba de los locales y terrenos y así zonas muy humildes, como Laferrere, Catán e Isidro Casanova, vieron ubicarse allí algunas fábricas que podrían tributar para su futuro partido.

Pero el trasfondo, de todos modos, es político. Según pudo saber Diario Inédito, en futuras elecciones y de acuerdo también a los datos surgidos en 2015, el PJ, que siempre mantuvo su liderazgo en La Matanza, podría perder dos distritos a manos de Cambiemos y estaría disputando cabeza a cabeza el tercero contra el Frente Renovador de Sergio Massa. Las conveniencias en torno a la división, como se ve, son claras de un lado y de otro.

Hoy en la Legislatura bonaerense Cambiemos contaría con unos 30 diputados propios, más 4 de GEN, y debería consensuar con el FR que logró en la última elección unos 20 legisladores para alcanzar la mitad más uno que necesita, ya que enfrentar al PJ, que tiene 16 y algunos aliados, no llega a lograr la aprobación del proyecto.

Cabeza de ratón o cola de león

Los que se oponen argumentan, entre otras cosas, que los habitantes perderán su identidad y sus supuestos beneficios. El senador bonaerense del Bloque PJ, Daniel Barerra, cuestiona la idea de la división porque considera que “separar un partido tiene una incidencia fuerte, tiene que ver con la calidad de vida y el desarraigo”. “La intención de quienes quieren dividirla no tiene que ver con mejorar  la calidad de vida de la gente, sino que lo hacen para darles beneficiar políticamente, por decreto, a determinadas personas en La Matanza”, agrega el legislador.

Pero desde hace muchas décadas, la idea de La Matanza entre propios y ajenos está asociada a las elecciones y a decir verdad los votantes del partido van bajando notoriamente, principalmente aquellos de las zonas más desfavorecidas, que entre los que no se presentaron y los que votaron en blanco superaron el 25 por ciento.

El diputado bonaerense de Cambiemos César Torres, quien viene de gestionar junto a Jorge Macri el  distrito de Vicente López, busca lo mismo para el municipio de Lomas de Zamora.

“La posible división de los distritos tiene que ver con esta idea acercarle más al vecino de La Matanza y Lomas de Zamora soluciones a sus problemas cotidianos de forma inmediata –explicó-. La administración municipal no puede estar  lejos de la gente, el gobierno local tiene que ser un gobierno  de proximidad. Y en La Matanza como en Lomas de Zamora, las soluciones están muy lejos de los problemas de la gente”, aseguró.

La idea esbozada en el primer “nuevo” mapa de Lomas es hacer tres nuevos distritos independientes del de Lomas de Zamora: Banfield, Temperley y Llavallol, mientras que La Matanza se dividiría en los municipios de Los Tapiales (Lomas del Mirador, La Tablada, Ciudad Evita, Aldo Bonzi y Villa Madero); Gregorio de Laferrere (Isidro  Casanova, Rafael Castillo y Laferrere); Juan Manuel de Rosas (González Catán, Virrey del Pino y 20 de Junio) y La Matanza (San Justo, Ramos Mejía y Villa Luzuriaga).

En fin, la disputa traspasa muchos ámbitos más allá de la situación de cada vecino que, al cabo, apenas estaría con posibilidades de elegir a través de sus representantes entre ser cabeza de ratón o cola de león. Sobre gustos, conveniencias e ideologías, ya hay escrito un proyecto en La Matanza

Lucila Díaz Castelli

    Seguí leyendo en Sociedad