Sociedad Medioambiente Jueves, 10 de Julio de 2014

Denuncian que el saneamiento del Riachuelo “va camino al fracaso”

El presidente de la Fundación Metropolitana cuestionó la falta de cumplimiento del fallo del máximo tribunal que ordena al Estado nacional, provincial y local a sanear el Riachuelo y apuntó contra la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR).

Del Piero dijo que hay

Tras cumplirse seis años del histórico fallo Mendoza por el cual la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina ordenó al Estado nacional, provincial y local a sanear el Riachuelo, el presidente de la Fundación Metropolitana, Pedro Del Piero, repudió el incumplimiento de la norma y apuntó contra la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR): “Va camino al fracaso, fundamentalmente a causa de la debilidad provocada por su pecado original; no haber sido un auténtico órgano interjurisdiccional”.

“Por el contrario, nació como apéndice del Poder Ejecutivo Nacional donde, en general, los problemas entran a la dimensión de la macro política y se alejan estrepitosamente de la gente”, continuó.

En este orden, consideró que “la institucionalidad adoptada es ineficaz porque no puede dar cuenta de la complejidad del problema ni hacerse cargo del buen resultado de las decisiones. Adicionalmente ACUMAR fue escenario permanente de ninguneo de la CABA y de la patética ausencia de la PBA. Los municipios, ni hablar, meros convidados de piedra”.

La Corte dispuso que la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad autónoma se aboquen asociadamente a resolver el deterioro ambiental de la cuenca y sus gravísimas consecuencias sobre quienes la habitan, intimándolas a presentar un plan de gestión. Así lo hicieron los intimados y crearon ACUMAR para ejecutar un acordado Plan Integral de Saneamiento Ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo.

En este sentido, Del Piero remarcó que “El balance de cumplimiento es negativo, salvo obras estructurales de saneamiento encaradas por AySA con financiamiento internacional destinadas a resolver la contaminación cloacal, aunque con plazos elásticamente dilatados. Después de seis años tenemos la convicción que no habrá cumplimiento satisfactorio del fallo, más allá de cosméticas, porque para cumplir además de querer hay que poder hacerlo”.

Luego, insistió en que “a seis años de este fallo, hay enormes retrasos en ejecutar decisiones muy correctas como el control de la contaminación, la erradicación de basurales, la relocalización de poblaciones vulnerables, la atención sanitaria de la población impactada, el ordenamiento del suelo con criterio estructural”.

“¿Son retrasos o es evidencia de incapacidad de gestión?”, se preguntó. “Lamentablemente, estamos más cerca de la segunda respuesta”, concluyó.

Por último, indicó que “para resolver problemas metropolitanos hay muchos caminos. En el fondo se trata de lograr gobernabilidad para lo cual no hay fórmulas institucionales preestablecidas. Pero lo que no puede faltar es que las intervenciones vayan por el camino más directo del problema a su solución para lo cual los actores gubernamentales tienen que estar cerca de la gente y de sus problemas”. 

Seguí leyendo en Sociedad