Sociedad Biotecnología Jueves, 10 de Julio de 2014

Un avance genético permitirá mejorar las pasturas y la productividad ganadera

Investigadores de Australia y Argentina secuenciaron los genomas de una especie forrajera argentina lo cual permitirá que sea más digestible para el ganado impactando en la productividad del sector agropecuario. También puede impulsar una suba del peso en los animales.

El descubrimiento puede impulsar una mayor producción ganadera.

La secuencia genética del pasto miel, una especie forrajera que se adapta a diferentes ambientes, fue secuenciada por científicos argentinos y australianos que investigaban la forma de mejorar la digestibilidad del mismo.

Durante el trabajo los científicos lograron silenciar los genes de lignina, que afectan a la digestibilidad de esta gramínea estival. “El resultado del estudio promete impactar fuerte en la productividad ganadera, puesto que cada punto porcentual de reducción de lignina podría significar una mejora de 21 por ciento en la producción de leche o carne”, señalaron técnicos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, quien se encargó de efectuar las pruebas de campo.

Secuenciar un genoma nos permite acceder a la información que se encuentra en el ADN de las plantas. En este caso, nos interesaba conocer información que pudiera mejorar la calidad (en particular la digestibilidad) del pasto miel, una especie nativa adaptada a los ambientes pastoriles como la Depresión del Salado, provincia de Buenos Aires. Lo hicimos mediante una herramienta biotecnológica, que es silenciar genes”, indicó la bióloga Andrea Giordano (UBA).

La especialista explicó que “uno de los genes que estábamos interesados en silenciar era la ruta de la síntesis de la lignina, un compuesto presente en la pared celular de las plantas, que influye negativamente en la calidad del forraje. Luego de tres años de trabajo obtuvimos materiales transgénicos que, al ser evaluados, registraron una menor cantidad de lignina y, en consecuencia, se espera una mejora cualitativa en la digestibilidad de la pastura”.

Además Giordano precisó que las hojas de la gramínea incrementaron su digestibilidad, con relación a las plantas testigo, que no habían sido objeto de modificaciones genéticas. Estos pequeños cambios en la calidad tienen implican efecto significativo en la producción animal. Se calcula que una disminución en un 1 por ciento en el contenido de lignina aumenta un  por ciento la digestibilidad y un 1 por ciento de mejora en esta característica  puede significar una ganancia de 3 por ciento en el peso de un animal. Es decir que un 1 por ciento de reducción de lignina podría generar una suba del 21 por ciento en la producción de leche o carne. “Por eso creemos que vamos a tener un fuerte impacto”, remarcó.

El trabajo dirigido por Giordano fue publicado en la revista científica internacional Plos One y se titula “Mejoramiento molecular de pasturas para la adaptación al cambio climático y su mitigación”.

“Hoy, las fronteras de la agricultura y la ganadería se están extendiendo a zonas que se consideraban marginales hasta hace poco tiempo, y para ello es fundamental contar con especies que se adapten a esas regiones. Por lo tanto, tiene un gran valor secuenciar el genoma de especies que presentan características adaptativas a condiciones ambientales adversas como sequía, salinidad y temperaturas extremas”, afirmó Giordano.

Seguí leyendo en Sociedad