Política 35 AÑOS DE DEMOCRACIA Jueves, 1 de Noviembre de 2018

Alfonsín, Stolbizer y Lifschitz encabezaron el encuentro progresista con vistas al 2019

El líder Radical, Ricardo Alfonsín, la titular de GEN, Margarita Stolbizer, y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, encabezaron el "Encuentro Progresista" a 35 años de la democracia "por una Argentina con Igualdad".

En el Palacio Alsina, ubicado en el centro de la Capital Federal, y bajo la consigna "Los desafíos de la construcción de una agenda progresista para la Argentina", Alfonsín y Stolbizer compartieron escenario con el gobernador santafecino Miguel Lifschitz, y sentaron las bases de lo que debería ser la agenda de una coalición progresista en la Argentina.

También estuvieron presentes Beatriz Sarlo y Alejandro Katz, quienes al principio del acto disertaron sobre los desafíos que plantea el presente del país para la socialdemocracia.
Luego fue el turno de Stolbizer. La líder de GEN dijo que "si pudimos dar algunas de las batallas contra la dictadura, podemos dar cualquier tipo de batalla de acá en adelante", ya que "no nos une la nostalgia sino la esperanza".

"No crecen los países aplastando salarios, desfinanciando a la educación, la ciencia y la investigación -continuó en alusión a las políticas del actual gobierno- sino que "tenemos que encontrar los modelos inspiradores como fue hace treinta y cinco años Raúl Alfonsín".

"Argentina atraviesa una crisis profunda de valores que necesitamos recomponer, por eso rechazamos un Estado que deja a cada ciudadano a su propia suerte", finalizó la líder de GEN.

Miguel Lifschitz después pidió "sumar esfuerzos para encontrar una alternativa competitiva porque tenemos autoridad política y autoridad moral para realizar el futuro de la Argentina". "Cambiemos fue una exitosa coalición anti-k pero sin proyecto", sentenció.

"No tenemos que hacernos cargo de la economía espantosa que tenemos hoy en la Argentina", aseguró, porque "en el siglo 21 se están aplicando las mismas teorías que fracasaron en el siglo 20 y ya podemos tener la certeza después de tres años de gobierno que la revolución de la alegría no va a llegar".

En cuanto a lo que espera del ámbito de la socialdemocracia, Lifschitz dijo que "es el tiempo ahora de construir una democracia con poder, una nueva idea de la unidad nacional o una nueva mayoría y no podemos seguir fracasando porque cada fracaso representa un costo social incalculable".

Finalmente, habló Alfonsín y al principio de su exposición recordó, como también lo hicieron con reconocimiento y cariño todos los disertantes, a su padre, para luego asegurar que por todo lo que él hizo para restituir de manera permanente la democracia hace 35 años, "nosotros hoy no tenemos derecho a bajar los brazos".

"La democracia no gobierna, la democracia no toma decisiones ni correctas ni incorrectas, sino que los errores son de los políticos y lamentablemente todavía las deudas de hoy son las deudas del subdesarrollo. Treinta y cinco años y no salimos del subdesarrollo", remarcó mediando su discurso de cierre de acto.

En este sentido, aseguró que entonces "los progresistas tenemos que correr riesgos, tomar decisiones, y no repetir lo mismo que repiten todos, sino decir cuáles son los instrumentos con que llegaremos a esos objetivos".

"Porque todos hablan del diálogo, del acuerdo y del consenso -prosiguió- pero es retórica nada más porque acá hay grieta. Y la grieta no es discrepancia, la grieta no es diferencia, la grieta es incapacidad para el diálogo, la grieta es intolerancia, falta de respeto, de humildad, la grieta es agresión frente al otro. Abandonemos la grieta -bregó-, aunque de todas maneras sabemos que no va a ser tan fácil hay que intentarlo".

    Seguí leyendo en Política