Política Educación Miercoles, 28 de Febrero de 2018

Paritarias docentes: sin acuerdo en Provincia y Ciudad

De este modo, el inicio de clases arriba condicionado por el no avance en la negociación. Los trabajadores de la educación porteños ratificaron el paro del 5 y 6 de marzo; en tanto que los bonaerenses votarán en plenario.

Los gobiernos bonaerense y porteño no cumplieron con el objetivo de cerrar las negociaciones con los gremios docentes antes del inicio de clases, por lo tanto el comienzo de las actividades en las aulas se verá resentido como ocurrió en años pasados.

Buenos Aires

La nueva propuesta del gobierno de María Eugenia Vidal incluye un aumento salarial del 15%, más el reconocimiento anual por presentismo 2018 de hasta $6.000 por año, con la inclusión de una cláusula de revisión para monitorear la inflación en octubre.

Desde Suteba, gremio mayoritario, su titular Roberto Baradel señaló que el ofrecimiento representa $625 adicionales para los primeros cuatro meses. Los otros sindicatos del sector también lo rechazaron.

Sin embargo, si bien algunos dirigentes ya anunciaron el paro, no hay medida de fuerza anunciada oficialmente aún. Sí existe una amenaza de denunciar ante la OIT ese adicional a cambio de que mejore el presentismo. “Quieren que vayamos a trabajar enfermos o con nuestros hijos enfermos”, se quejaron los gremialistas.

Las asociaciones sindicales convocaron a asambleas para definir los pasos a adoptar, entre cuyas opciones aparece el paro. En tal sentido, el ministro de Asuntos Públicos Federico Suárez pidió a los dirigentes que “no tomen de rehenes a los alumnos” y que continúe la discusión “con los chicos en el aula y los adultos debatiendo”.

Capital Federal

Por su parte, los gremios docentes porteños no aceptaron el aumento salarial del 12 por ciento más tres puntos en compensación por la inflación de 2017, y ratificaron el paro en las escuelas del distrito el 5 y 6 de marzo.

La oferta formal consta de un 3 por ciento de incremento en compensación por la inflación de 2017; un 8 por ciento, a partir de marzo, y otro 4 por ciento, en agosto, además de 1000 pesos adicionales que se incorporarían al salario de febrero y la posibilidad de volver a discutir salarios en septiembre.

“El gobierno de Rodríguez Larreta debería lograr que haya maestros que quieran trabajar de maestros, porque los salarios son tan bajos que nadie quiere hacer esa tarea, y también debería lograr que no queden 12.000 chicos sin vacantes en los colegios de la ciudad”, reflexionó el secretario de comunicación de UTE, Mariano Denegris. El gremio exige una recomposición del 24% y la cláusula gatillo en caso de que la inflación supere a ese número.

    Seguí leyendo en Política