Política Judiciales Miercoles, 27 de Diciembre de 2017

“Buscan cerrar la causa pero no encontrar la verdad”

Lo dijo Diego Lagomarsino luego de que el juez Ercolini lo procesara como partícipe necesario de la muerte del fiscal Alberto Nisman. “Estoy hecho mierda”, admitió el técnico informático.

Diego Lagomarsino rompió el silencio tras su procesamiento como partícipe necesario de la muerte del fiscal Alberto Nisman, dictado por el juez federal Julián Ercolini. “Es la forma de buscar cerrar la causa” –dijo- y consideró que ése “no será el camino de la verdad” sobre lo ocurrido el 17 de enero de 2015.

Tienen que investigar a todos”, pidió el asesor en informática de Nisman, quien prestó el arma que provocó la muerte del ex fiscal. Lamentó “estar procesado siendo inocente” y confesó estar “hecho mierda” y que enfrenta la situación “por la fuerza” que le dan sus dos hijos.

El técnico aseguró que “siempre estuve a disposición de la Justicia”, tras reconocer que el dictamen judicial lo “shockeó”, aunque “tenía indicios” de que podía ocurrir.

Lagomarsino -la última persona que vio con vida a Nisman- afirmó que la causa “es muy compleja” y sugirió que “hay mucha gente que tiene que hablar con la Justicia, especialmente los periodistas que dicen cosas que no están en la causa pero las dicen igual”.

Afirmó también que en un principio pensó en suicidarse, pero que ese estado “ya pasó” y que la muerte de Nisman lo vive “como un proceso, casi una enfermedad”.

“Está a la vista que Nisman me complicó la vida”, afirmó Lagomarsino, quien fue procesado junto a cuatro custodios, acusados de haber cometido el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, por desproteger al fiscal especial del caso AMIA.

El asesor técnico destacó que durante los casi dos años del hecho no fue amenazado y desvinculó el giro en la causa que ahora fue caratulada como “homicidio simple”, a una “cuestión política”.

Resaltó que “todos pueden hablar y decir que lo mataron” pero que “los médicos del Cuerpo Médico Forense dijeron en la primera autopsia que era suicidio”.

Consultado sobre la actitud de la madre de Nisman de retirar el contenido de las cajas de seguridad que tenía con su hijo antes del allanamiento ordenado por la Justicia, Lagomarsino dijo: “habría que investigar qué había en las cajas. Es al menos raro”.

Por último, analizó que Nisman “fue brillante”. “No puedo tener sentimientos malos por alguien que no está. Siento mucha pena”, sentenció.

Seguí leyendo en Política