Política · Martes, 14 de Noviembre de 2017

Los jubilados podrían perder poder adquisitivo con las reformas del Gobierno

El Ejecutivo apunta a modificar la ley de movilidad jubilatoria y calcular las subas en base a la inflación del INDEC, con lo que los aumentos en los haberes bajarían unos 10 puntos porcentuales. El diputado nacional Ricardo Alfonsín propuso confeccionar un índice que calcule la canasta específica de este sector.

Los jubilados podrían verse afectados por las reformas

El Gobierno nacional busca introducir reformas impositivas y laborales que tendrán un impacto directo sobre las jubilaciones, pensiones y prestaciones sociales que perciben más de 17 millones de personas.

Cuando anunció el paquete de reformas, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, anticipó su intención de reestructurar también el sistema previsional. “Seguirá siendo público, universal y de reparto, pero también tiene que ser justo para que todos los argentinos trabajemos al mismo tiempo”, dijo a fines de octubre, y desató la preocupación de los más desprotegidos.Uno de los principales cambios que busca el Ejecutivo es la modificación de la ley de movilidad jubilatoria, que pasaría a calcularse en base al índice de inflación que arroje el INDEC. Se estima que en lugar del 24% que prevé la actual fórmula, los aumentos bajarían al 14 o 16%, que es la inflación estimada en el Presupuesto. En ese marco, los beneficiarios de esas prestaciones se verían severamente perjudicados, porque no recuperarían la pérdida de 2016.

Al respecto, el diputado nacional Ricardo Alfonsín consideró que para que los jubilados no pierdan poder adquisitivo, “la actualización de los haberes debería hacerse conforme al índice inflacionario del INDEC, siempre que éste no sea inferior a la inflación que sufren los productos a los que los jubilados y titulares de la Asignación Universal por Hijo destinan la totalidad de sus haberes”.

Por eso, la propuesta del referente de la UCR es “confeccionar un índice que calcule la inflación de estos productos, y aplicar el más favorable”.

Si el Gobierno concreta su objetivo, en 2018 se ahorraría entre $ 120.000 millones y $140.000 millones en jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y AUH, entre otras prestaciones, lo que sería clave para financiar el resto del paquete impositivo.

    Te puede interesar


    ¿Qué opinás sobre esto?