Política Desde la cárcel Martes, 31 de Octubre de 2017

Desde la cárcel

De Vido escribió una carta en la que cuestionó a la Justicia y a Cristina Kirchner

El ex ministro de Planificación Federal difundió un texto que se titula “La mano en el fuego”, en el que, sin nombrar a la ex presidente, hizo referencia a su falta de apoyo, y consideró que eso tuvo “una particular influencia en los medios y en el Congreso”. Además, remarcó que está “detenido sin juicio previo por delitos que no están probados”.

De Vido fue detenido el miércoles pasado

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido difundió una carta escrita desde la cárcel de Ezeiza, donde se encuentra detenido. En el texto, que se titula “La mano en el fuego”, apuntó con dureza contra la ex presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, aunque no la nombró directamente.

“Estoy detenido sin juicio previo en dos causas por delitos que no están probados”, observó De Vido y reiteró que “en la Argentina el Estado de derecho está roto o simplemente no existe y los hipócritas de uno y otro lado miran para el costado”.

Sin mencionarla, se enfocó en la figura de Cristina Kirchner, al hacer referencia a una frase que la ex mandataria pronunció en los días previos a su desafuero y detención. “No pongo las manos en el fuego por De Vido. Solo por mis hijos y por mí, pero por nadie más”, había dicho la ex jefa de Estado.

“Como todo tiene que ver con todo, días anteriores a mi arbitrario e ilegal pedido de detención ocurrió algo que sin duda alguna tuvo una particular influencia en los medios y no dudo también que en el Congreso, fue cuando alguien dijo, al ser consultada sobre mi gestión, que no ponía las manos en el fuego por nadie, salvo por su entorno familiar e íntimo. Todo muy simultáneo; todo muy coincidente. Demasiado explícito”, remarcó De Vido.

Al mismo tiempo, aseguró que durante su experiencia como ministro tuvo “muchísimos colaboradores en los que siempre depositó su confianza”. “Algunos la honraron y otros no, y seguramente yo también los habré defraudado, a ellos o a mis superiores, es humano y tan sencillo como eso, la confianza se da y se quita, se gana y se pierde, la cosa es de a dos, como en el amor. Pero su pérdida no incinera ningún miembro de su cuerpo, nada se quema, solo desilusiona y a veces mucho”, insistió el diputado detenido.

“Ah, si quieren saber dónde estoy, estoy donde estuve siempre, al lado de Néstor Carlos Kirchner, quien continuó y profundizó la obra de Juan Perón. Aquí estoy y estaré hasta el fin de mis días. Aquí estoy, seguro no me quemaré las manos”, finalizó De Vido.

¿Qué opinás sobre esto?