Opinión Por Pablo Galeano Lunes, 17 de Diciembre de 2018

10 consejos duranbarbistas para pasar el verano

Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Diario Inédito Las noticias de un país en un sitio. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Muchas esposas de hombres dedicados a la actividad privada que en los últimos años comenzaron a probar suerte en la arena de la política (“arenas” remite a playa y “arena” a Gladiator), ya no les perdonan un tercer año consecutivo de reemplazar sus lugares favoritos de descanso por algunos de cabotaje. Son quienes, en la intimidad del hogar, tratan de convencerlos de que la posibilidad de perder el gobierno a fin de año puede tener sus ventajas. Tampoco quedan ajenos los maridos de mujeres que saltaron de una ONG de Damas de Caridad a la política, pero ellos hacen alarde de ocuparse de otras cosas.

Fruto de los scrash (“escraches” en lengua córnica) o de situaciones poco deseadas, son muchos los dirigentes que no prestan atención a los enojos familiares y sí a ciertos detalles de forma para, al menos, parecer menos ajenos a la situación que viven la mayoría de los argentinos: no llegar a fin de mes, no tener esperanza alguna de progresar en 2019 y esas cosas que piensa la chusma.

Así como “no tomar sol al mediodía”, “hidratarse bien antes de realizar actividad física” o “respetar la bandera roja (o colorada para ser más cool) en la playa”, suelen ser los consejos típicos que se reciben en esta época del año, los dirigentes políticos ya tienen en claro cuál es su propio manual de operaciones veraniego.

Estos son 10 consejos, que bien podrían ser recomendados por el jaimeduranbarbismo, para ser y parecer en esta temporada:

1)      Veranear en el país. Es desaconsejable viajar al exterior, por mejor que sea la promo que ofrezca cualquier página de Internet. Excusas como “son millas que acumulé”, no son verosímiles.

2)      Veranear en el exterior solamente en caso de necesidad extrema como, por ejemplo, visitar a familiares sumamente cercanos como hijos o nietos. Obviamente hospedarse en la casa de ellos. El uso de las selfies en situaciones familiares y luego publicarlas en redes sociales, puede servir como red de contención a injustas críticas. Recomendación extra: no viajar con novia/o nueva/o de edad similar a la del/de la/el hija/o que se va a visitar. Menos aún de la edad del/de la nieta/o. (Lenguaje inclusivo, mata barra)

3)      El destino de cabotaje debe ser lo menos ostentoso posible. Lo ideal sería que todo el gabinete nacional pudiera convencer a sus familias de que este año Chapadmalal es más top que José Ignacio. Si esto se logra, es un buen plus sacarse selfies haciendo compras en verdulería del lugar, con ojotas gastadas y sin los Ray Ban. No abuse de este recurso populista, ya que el “efecto timbreo” está perdiendo el mismo (o sea, efecto).  

4)      No mentir si se está vacacionando y ocurre una crisis. El caso de Pablo Bruera, aquel intendente que dijo estar trabajando en La Plata durante las inundaciones de 2013 cuando en realidad estaba en Rio de Janeiro, es un buen recordatorio. Las redes sociales acortaron aún más las patas de las mentiras.   

5)      Vacaciones breves. Lo ideal es tomarse unos días para pasar navidad y año nuevo y luego volver a la función. El que quiera vacaciones largas, que se dedique a la actividad privada y acumule días. “Breve como esperanza de pobre” puede ser un buen recordatorio.

6)      Buscar un amigo con casa en algún lugar de veraneo y manguear la estadía. A veces es muy difícil encontrar amigos, pero nunca faltará un conocido que pueda devolver algún favor.

7)      En caso de traslado terrestre, evite parar en estaciones de servicio a reponer combustible con la 4 x 4 repleta de valijas. Usar autos sencillos o no manejarlos, puede ser útil. Nunca faltará el mal intencionado que ignora que viaja de prestado a un lugar horrible y, celular en mano, escrache ese momento.

8)      Optar por transporte terrestre y no aéreo, por más que eso implique llevar un almohadón extra. Si no hay más remedio que volar, siempre hacerlo en clase turista y ni pensar en utilizar pasajes oficiales.

9)      Si el destino es la costa, no alquilar una carpa porque todo el mundo sabe que cuesta lo mismo que alquilar un departamento. No concurrir a comer a lugares caros ni pasearse en cuatriciclos aunque se use casco. Si no sigue este consejo, evitar la selfie publicada en Instagram.

10)  Las parejas y familiares directos también deben aplicar estos consejos de forma religiosa, por más que puedan justificar ingresos suculentos por vía de otras actividades ajenas a la política.

En futuras publicaciones, difundiremos las recomendaciones que el duranbarbismo nunca admitirá que da -pero seguramente da- sobre asuntos vinculados a la importancia del cuidado del medio ambiente, la responsabilidad social empresaria, el parecer republicano, la defensa de las causas de las mujeres que no les gusta que le piropée el culo cualquier imbécil, los derechos de los animales, y otros asuntos de relevancia nacional e interplanetaria.

Por Pablo Galeano

Seguí leyendo en Opinión