Opinión Por Alvaro de Lamadrid Jueves, 2 de Junio de 2016

Por Alvaro de Lamadrid

Combatiendo y erradicando la corrupción y las mafias vamos a ser respetados en el mundo como país

El país debe recuperar la normalidad institucional y el estado de derecho dejando atrás años de ajuricidad y mega corrupción gubernamental.
 
En estos años el delito le gano a la ley y el poder arraso las instituciones.
 
Fui el primer denunciante del acto de apoderamiento de lo público más emblemático de los Kirchner en su paso por el poder, el cual constituyo el principal circuito de su enriquecimiento ilícito que posibilito luego, llevar adelante, un gran lavado de dinero: el apoderamiento de grandes y valiosas extensiones de tierras públicas, haciéndoselas otorgar para sí a precio vil y violando la ley, donde luego se construyeron hoteles, utilizando todos los resortes del Estado en provecho y beneficio propio.
 
Esa maniobra fue probada de manera indubitada y con claridad, como toda su operatoria y la cobertura judicial de impunidad con que se contó.
 
Es difícil probar actos de corrupción gubernamental y más aún de participación tan clara, directa e inobjetable, como se trato de éste caso, llevado adelante por el Ex Presidente Néstor Kirchner y la Ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner.
 
Ese apoderamiento de tierra pública y todo lo que vino después a partir de allí en El Calafate, con participación y actuación de distintos testaferros, intento disfrazar y darle apariencia legal a la supuesta actividad hotelera, que como pantalla, sólo escondía corrupción y lavado.
 
Hubo pues, estos años, una permanente secuencia, una causa constante, un origen claro y una matriz y manual que registran sus antecedentes en el tiempo y dan cuenta de lo que ha sido esa red de corrupción que se organizo desde el poder.
 
Hubo y hay una historia en estos años de corrupción y tiene que ver también con lo que nos ha pasado como sociedad desde Anillaco a El Calafate. Esa red de corrupción ha estado a cargo de la Ex Presidente y no hubo otros cuentapropistas en el país Kirchnerista.
 
Siempre tuve claro que la corrupción de la Ex Presidente, no sólo se trataba del hecho de no poder explicar ésta su declaración jurada, sino que esa corrupción era única en la Argentina y en el mundo, por su forma, metodología, magnitud, escala y  organización.
 
Los Kirchner, como habían hecho antes en Santa Cruz, lo hicieron en el país. De tal modo lograron organizar su gobierno para delinquir garantizando así la instalación en el país de un Estado Delincuente.
 
Luego de investigar por años la corrupción del anterior gobierno, en 2015 alerte sobre la necesidad de juzgar la real corrupción de la Ex Presidente y la necesidad de reabrir causas cerradas fraudulentamente a través de desistimientos o sobreseimientos contaminados por presión política a la justicia.
 
Manifesté que se debía procurar concentrar causas, logrando conexidades que propicien una adecuada investigación, evitando así, la proliferación de juzgados, jueces, fiscales e investigaciones por separado de los mismos hechos históricos, idénticos o similares, que sólo ayudarían investigándose desordenadamente y sin vincularse a restar eficacia, celeridad y eficiencia judicial.
 
De ese modo, investigar de manera inconexa la corrupción de estos años sería peligroso, porque podría propiciarse así, sin querer, que la real dimensión y magnitud de esos delitos quede impune.
 
En ese orden, el 23 de Febrero de 2016 formule denuncia penal contra la Ex Presidente, Cristina Kirchner, con esa finalidad explicada en el párrafo precedente, todo producto, de las investigaciones y testimonios que cito en la misma denuncia.
 
La denuncia, recayó en el Juzgado Federal Nro 8 a cargo del Juez Federal Dr. Martínez Di Giorgi. Denuncié a la Ex Presidente de La Nación Cristina Fernández de Kirchner como jefa de una organización delictiva en el país, con vínculos, nexos y conexiones internacionales a través de los cuales se han llevado adelante en forma constante y sistemática un sinnúmero de acciones delictivas relacionadas entre sí, las cuales han originado, como consecuencia de ello, otro delito evidente e inocultable resultante que es, el enriquecimiento patrimonial ilícito de la Ex Presidente.
 
Esa organización delictiva bajo su jefatura intelectual, material, política, financiera, operativa y tecnológica, ha llevado adelante en el país y en el exterior, con socios no nacionales, operaciones de lavado y contrabando de dinero, blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico, la venta ilegal de armas y el narcoterrorismo en el país; tráfico, elaboración, comercialización, exportación y venta de drogas y apoderamiento, sustracción,  contrabando y ocultamiento de dineros públicos y oro también provenientes de diversos delitos de corrupción cometidos en los años de ejercicio del poder, dentro y fuera del país, todo ello, a merced de actividades delictivas llevadas adelante en detrimento de los intereses  públicos, la seguridad pública y los dineros públicos, los cuales se utilizaron para sí apropiándoselos.
 
Esta red de corrupción cometió delitos, casi que a diario, por tratarse de una estructura operativa, con actividades, negocios ilegales y una metodología organizativa y modus operandi, que ha cometido  delitos permanentes, continuados, flagrantes, conexos, compuestos e instantáneos, éstos últimos, para tapar anteriores y no dejar cabos sueltos en la organización, que pudieran contar, quebrarse, denunciar o testificar, como ha sucedido antes, sobre la organización y sus actividades delictivas criminales.
 
La denuncia puso en conocimiento de la justicia, con información certera, como se obtenían cuantiosas sumas de dinero sucio y oro, a través de un delictivo circuito y una red de oscuros vínculos y conexiones internacionales del cual formaba parte la Ex Presidente, que son los que le costaron la vida, al fiscal asesinado Alberto Misman.
 
En la denuncia se evidencia la real fortuna de Cristina Kirchner que se pide investigar en ese real escala y se revela -producto de investigaciones y testimonios- el secreto más importante de la corrupción de estos años: el del recorrido de los bolsos de dinero y donde se escondió ese dinero en el Sur.
 
Señalo en la denuncia asimismo, las causas por las cuales se instalo el narcotráfico definitivamente en la Argentina, como consecuencia, de los negocios de los Kirchner con el grupo narcoterroristas de las FARC de Colombia, del cual obtuvieron la franquicia llave en mano para operar en la Argentina.
 
Esos negocios permanecen activos y explican la guerra callejera que ya sin disimulo llevan adelantes grupos colombianos que operan en el país, con el paraguas protector de la Ex Presidente y su estructura y organización delictiva local.
 
Por tal motivo, el país pasó a ser en pocos años, un país productor de droga que llego a encabezar la importación de precursores químicos de los cuales se cocina droga, vende, exporta y provee a las bandas narco criminales que operan en toda Latinoamérica y regentea las FARC.
 
La denuncia evidencia como en el país ya está instalado el orden jerárquico narco, desde el vendedor callejero, el narco pequeño, el nuevo narco, el sicario, el narco distribuidor, el narco jefe regional y el narco más importante, el narco político y el jefe de éste. Se da cuenta en la denuncia, cómo se usan extranjeros, en el negocio de la venta de droga. 
 
La denuncia, es importante señalar y poner de relieve, fue realizada días antes que la Ex Presidente fuera llamada a indagatoria por el Juez Federal Claudio Bonadío, en la causa de dólar futuro y mucho antes de la divulgación del video de la Rosadita, la financiera donde Lázaro Báez, su hijo y demás personas contaban dinero sucio, festejando con whisky y cigarros.
 
También, antes del discurso del Presidente Mauricio Macri en la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso, donde habló de su principal desvelo: combatir el narcotráfico en el país. Misma mirada tuvo la visita posterior del Presidente de EEUU Barak Obama, quién manifestó su preocupación por el narcotráfico y ofreció colaboración en el tema, conociendo su gravedad.
 
La confesión del valijero Fariña, ocurrida también en fecha posterior, es reflejada como un hecho que podía llegar a suceder en la denuncia.
 
Todos estos hechos posteriores, sólo muestran la veracidad e importancia de los hechos de la denuncia y su objeto delictivo.
 
Como la denuncia pide investigar a la Ex Presidente por lavado de dinero, contrabando, enriquecimiento y narcotráfico, éste último delito, hizo que el juzgado por obligación legal mantuviera en reserva mi condición de denunciante.
 
Mantuve la prudencia y acompañe esa reserva para asegurar el desenvolvimiento y desarrollo de la investigación. Todos los hechos posteriores a mi denuncia y la necesidad que la misma no quede en la nada, hacen que alerte sobre una cuestión central.
 
El Fiscal de la denuncia es el Dr. Franco Picardi, militante de la Cámpora, quién ha sido funcionario de la Ex Presidente y no es garantía de imparcialidad, la cual se encuentra viciada.
Las causas por las cuales el fiscal no puede llevar adelante y desarrollar una investigación imparcial, seria, objetiva, justa, independiente y ecuánime son varias y todas se encuentran previstas como motivos claros de recusación o bien inhibición.
 
En primer lugar, su participación como funcionario en el Gobierno de la Ex Presidente denunciada. Si hay algo que mínimamente necesita la denuncia que formule, es ser investigada por un fiscal que no se encuentre vinculado con la Ex Presidente denunciada, o sospechado de la más mínima connivencia o complicidad, en cuanto a su libre voluntad.
 
El Dr. Franco Picardi, fiscal que recuse, fue número tres del Ministerio de Justicia en el Gobierno a cargo de la Ex Presidente denunciada y fue nombrado fiscal federal con el  el voto de la mayoría oficialista en el Senado, pese a que su pliego fue severamente cuestionado, impugnado y su trámite denunciado, por las razones mismas razones que me tocaron esgrimir ante el Juez de la causa, las cuales fueron señaladas oportunamente en el Senado de la Nación.
 
El fiscal a cargo de la presente investigación fue elegido tras el concurso 102 de la Procuración General de la Nación, que está bajo investigación del juez federal Dr. Luis Rodríguez. Dicho magistrado investiga a la procuradora Dra. Alejandra Gils Carbó, denunciada por armar el concurso en cuestión a su gusto, de modo que salgan seleccionados sus elegidos, entre ellos el fiscal recusado.
 
Ello derivo en una denuncia penal que oportunamente fue presentada por la diputada nacional Margarita Stolbizer y fuera impulsada por el fiscal Carlos Stornelli. No fue una novedad en su momento en el Senado de la Nación la existencia de esta causa, donde está investigada, la conformación del jurado, las correcciones, el tratamiento de las impugnaciones y la conformación de las ternas.
 
El juez federal, Dr. Luis Rodríguez, al momento de ser elevados las ternas al Poder Ejecutivo, informó sobre la investigación penal al ministro de Justicia, Julio Alak; al presidente de la Comisión de Acuerdos del Senado, Rodolfo Urtubey, y al presidente de la Cámara Alta, Amado Boudou.
 
Su designación fue impugnada por los senadores radicales inicialmente y luego también se sumaron los del FAP y de Pro.
 
Con el apoyo férreo y decidido de la Ex Presidente y sin el más mínimo consenso, obtuvo el acuerdo necesario para ser designado fiscal federal en Comodoro Py 2002, con la idea de ocupar un lugar clave en el fuero federal, donde se investigarían a futuro las causas de corrupción que más preocupan al Gobierno, como se trata justamente de la presente, la cual involucra a la Ex Presidente denunciada que lo promociono e hizo fiscal.
 
Es necesario que la recusación del fiscal se materialice y se haga lugar a mi pedido. De allí mi alerta. Si ello ocurre, tal vez podremos investigar como corresponde, la real corrupción delictiva de la Ex Presidente.
 
Por último, la presente denuncia también involucra aspectos que tienen que ver con Colombia, su realidad y sus problemas. La misma involucra a las Farc y deja claro que sus negocios no se han desmantelado ni parece esto fuera a suceder. 
 
Señala, asimismo la denuncia, la cobertura de la Unasur que justamente preside un colombiano bien conocido en Colombia: Ernesto Samper.
 
Juzgar la megacorrupción de estos años sería darle entrada a la realidad suprimida y a la verdad y montar los cimientos para generar anticuerpos institucionales, para que lo que paso, no puede repetirse nunca más en la Argentina.
 
Dr. Alvaro Héctor de Lamadrid

¿Qué opinás sobre esto?