Opinión Por Hernán Lombardi Lunes, 1 de Febrero de 2016

Por Hernán Lombardi

Los fanáticos que se creen dueños de los medios públicos

Cynthia García y otros "periodistas militantes" amenazan a la libertad de expresión y a la ciudadanía pretendiendo ingresar por la fuerza este lunes a Radio Nacional, según ellos mismos informan desde sus redes sociales. Después de tanto tiempo de uso irrestricto del poder, se creen dueños de lo que es de todos.

La regla básica de los medios de comunicación en la Argentina y en cualquier lugar del mundo es revisar y modificar sus programaciones cada año. Negarlo llevaría a estar viendo en la TV actual a Jacinta Pichimahuida o escuchando a Tarzanito en la radio.

Pretender que sigan intactos los supuestos contratos artísticos firmados ilegítimamente por la anterior gestión es un verdadero chantaje. Sería como atarles las manos a las nuevas autoridades que sólo podrían "administrar" lo que decidieron sus anteriores inquilinos.

¿De verdad creen que se hace censura porque se modifica la programación y no se los elige a ellos para integrarla? ¿Tan exitosos y buenos se sienten que no admiten que otros puedan expresarse en la radio pública? Además de ser sectarios y fanáticos, exhiben una soberbia poco frecuente.

La comentarista política que tuvo el privilegio de trabajar simultáneamente en varios medios públicos, percibiendo suculentos honorarios, descubre ahora que "el periodismo objetivo no existe". Nadie habló de objetividad, por cierto. Pero, ¿tampoco existen el pensamiento crítico, ni la diversidad de voces, ni la búsqueda de la verdad? ¿Será posible que la columnista considere que su voz, y la de la gente que tiene su misma ideología, es la única que debe escucharse? ¿No le interesa a esa comentarista escuchar a gente que, perteneciendo a otras corrientes del pensamiento, quizá tenga algo interesante para decir? ¿Nunca escuchó la comentarista ese dogma básico del buen periodista que consiste en buscar varias fuentes para llegar lo más cerca posible de la verdad o las verdades existentes? Otra vez la soberbia. La columnista, por lo visto, se siente una elegida para determinar dónde está el Bien y dónde está Mal. Eso es mesianismo puro.

La misma comentarista-militante dice ahora que "resistir es combatir". Este abuso de vocablos lastima la sensibilidad de la sociedad argentina. Si ella está "resistiendo y combatiendo" ¿Qué lugar le queda en la historia a los que soportaron dictaduras, cárceles, desapariciones y asesinatos? Es de una enorme arrogancia auto postularse como mártir en un país que ha sufrido tantas vejaciones. Gente que cobró fortunas gracias a los dineros de la gente administrados por el Estado tendría que tener la delicadeza de cuidar sus palabras. Han tenido la suerte de crecer en democracia, deberían ser respetuosos de aquellos que no pudieron gozar de ella y de los que perdieron su vida para conseguirla.

Hablar de despidos en Radio Nacional es falso, a menos que algunas de las personas funcionales a la gestión anterior busquen -mediante falsos contratos- encubrir relaciones laborales, para luego reclamar suculentas indemnizaciones que deberían ser soportadas por la sociedad argentina.

Las nuevas autoridades de Radio Nacional armarán su programación 2016 con criterio profesional, respetando el pluralismo de voces. No hay censura ni discriminación en esa selección. Nadie está estudiando los "antecedentes ideológicos" de los equipos que integrarán la programación de este año, sino su calidad para cumplir lo mejor posible el cometido de hacer una radio mejor. Es extraño que, quienes han tenido papeles decisorios en la programación anterior, no se pregunten por qué no hubo durante la última década voces distintas a las del oficialismo en los medios públicos.

Hasta donde yo se quienes hablan ahora de censura jamás emitieron opinión sobre cómo fueron las coberturas periodísticas de los medios públicos en casos tan resonantes como la tragedia de Once o la muerte del fiscal Alberto Nisman. En muchos países del mundo, la gente escucha sus emisoras públicas o espera que las agencias oficiales digan cómo fueron los hechos para conocer si una noticia es verdadera o falsa. ¿Sucede eso en la Argentina? ¿Sucedió eso en la Argentina de la última década?

Nosotros vamos a trabajar para que los medios públicos vuelvan a ser creíbles. Para eso, la sociedad deberá percibir cambios considerables: que ya no son utilizados para hacer propaganda, sino para brindar información de calidad; que no se deciden los temas a analizar por la conveniencia del poder de turno, sino por los que dicta la realidad y los intereses de la población; que se puede disentir sin aniquilar la voz del otro; que se puede hablar aunque se piense distinto; que el que sostiene una idea pueda sostenerla sin necesidad de aplastar al que sostiene la contraria. Ese es el verdadero concepto de libertad.

Nadie es dueño de toda la verdad, no hay verdades superiores a otras. En Radio Nacional, como en todos los medios públicos, la sociedad se tiene que sentir representada. Nosotros cumpliremos, con humildad pero con firmeza, el rol que nos ha dado la ciudadanía al confiarnos la administración de los bienes del Estado. Y nos guía un concepto que le hemos "robado" a la presidenta Michelle Bachelet: "En Argentina no sobra nadie". Vamos a construir medios públicos verdaderamente pluralistas, que expresen al país federal y en los que la sociedad pueda confiar.

Por Hernán Lombardi

Ministro de Medios y Contenidos Públicos

¿Qué opinás sobre esto?