Opinión Viernes, 12 de Junio de 2015

62 años del fallecimiento de Moisés Lebensohn

Por Jose Bielicki

El 13 de junio se cumplirán 62 años del fallecimiento de Moisés Lebensohn, abogado, político y periodista.

Este gran protagonista del proceso de transformación del Radicalismo es figura casi olvidada y desconocida, aun por el propio partido.

Fue sin duda, después de Yrigoyen, el gran constructor del pensamiento y de la acción, que se impuso con un minucioso impulso a la juventud.

Fue concejal en su ciudad, Junín, entre los años 1936 y 1940, y Presidente del Bloque de Convencionales constituyentes de la UCR en el año 1949.

Como legislador comunal, sus proyectos tienen una envergadura digna de una legislación nacional, y aportó la línea de pensamiento social, económico y político de un adelantado, por su sentido progresista, desconocido en sus tiempos.

De haber sido ese actualizador del pensamiento Yrigoyenista, la historia de la República y del Radicalismo hubiera sido distinta.

Hubiera encolumnado a la sociedad agotada por el frade y la injusticia. No lo fue, y expandió sus ideas y su conducta con el concurso especial  de los jóvenes.

Así dio nacimiento al Movimiento de Intransigencia y Renovación, y elaboró, con el Ingeniero Gabriel del Mazo, la profesión de fe doctrinaria y las bases de acción política en Convención  de  Avellaneda.

En 1948 fueron incorporados oficialmente a la UCR.

Fue un idealista, vivió y murió pobre y muy joven, a los 46 años, sin lograr concretar sus ideales.

Fue un intelectual de sólida formación, y siguió la conducta de su padre, el médico Salomón Lebensohn.

 

Por Jose Bielicki, diputado nacional (mc).

 

    Seguí leyendo en Opinión