Opinión Por Ricardo Alfonsín Lunes, 22 de Diciembre de 2014

No el PRO, sino el Frente Amplio nos sustituirá (Parte I)

El diputado nacional y presidente del Comité bonaerense hace un análisis de la situación de la UCR frente a la propuesta de un eventual acuerdo con el PRO de cara a las elecciones del 2015.

Lunes, 22 de Diciembre de 2014

En general, cuando se  habla de los partidos o liderazgos populistas, suele distinguirse entre los de izquierda (ej.: kirchnerismo) y los de derecha (ej.: menemismo). Lo mismo podríamos hacer con los partidos o liderazgos no populistas. Si al lector le molestan las categorías aludidas (izquierda y derecha) podemos reemplazarlas por otras: conservadurismo y progresismo. Hay no populismos conservadores y no populismos progresistas.

Desde este punto de vista, y en última instancia, la propuesta de aliar al radicalismo con el PRO no abre un debate sobre la posibilidad de que la UCR deje de ser una alternativa al populismo, sino sobre la posibilidad de que deje de serlo desde el progresismo. En otras palabras, un eventual acuerdo con el PRO, a mi juicio, haría que el radicalismo dejara de ser uno de los representantes principales de esa cultura o sectores sociales no solo no populistas sino también progresistas.

Sea cual sea el resultado del mismo (en particular, creo que se impondrán las corrientes progresistas) quienes participan en él, deberían considerar que esa cultura y sectores sociales no populistas y progresistas, no dejarán de existir. Al contrario, con el tiempo, se irán incrementando. Y si el partido radical dejará de representarlos, otros lo harán. Este es un dato que incluso los que participan en el debate desde posiciones puramente electorales, deberían tener en cuenta. No vaya a ser que lo que por un lado suma, por otro lo descuenten.

Vayamos al punto: hay quienes dicen que en el caso de que el radicalismo termine acordando con el PRO (lo que significa abandonar el Frente Amplio), el PRO lo sustituirá. Comprendo lo que quieren decir. Sin embargo, desde mi punto de vista, esa aseveración no refleja cabalmente lo que ocurrirá. Para decirlo en pocas palabras, en ese caso, no es el PRO el que lo va a sustituir, sino el resto de las fuerzas del Frente Amplio. Al menos, en la representación de esa cultura o sectores sociales no populistas y progresistas que, como dije, más allá de cómo se salde el debate radical, continuarán existiendo.

Las elecciones del 2015 y el futuro, demostrarán si estoy o no en lo cierto.

 

Por Ricardo Alfonsín, diputado nacional UCR. Presidente del Comité de la provincia de Buenos Aires

    Seguí leyendo en Opinión