Opinión Viernes, 26 de Setiembre de 2014

Hidrocarburos: la oportunidad de lograr un amplio consenso

Por Juan Pedro Tunessi

El proyecto de reforma parcial al régimen de los hidrocarburos que el Gobierno acaba de mandar al Parlamento, es un nuevo intento de homologación a través de su mayoría automática, de un pacto firmado con los gobernadores de las Provincias productoras, desaprovechando así, una nueva oportunidad de lograr una norma con amplio debate y fuertes consensos, en una materia que ha despertado tantas expectativas y cuyo desarrollo concierne a las presentes y fundamentalmente a las futuras generaciones.

El procedimiento elegido, lesiona el principio de representación popular de la totalidad de las Provincias y del conjunto del Pueblo Argentino. Los Gobernadores administran el recurso, pero son los Legisladores, Senadores y Diputados, los encargados de decidir sobre la explotación de los recursos naturales y no quienes deberán homologar una decisión ya tomada y en cuyo proceso se utilizaron todo tipo de condicionamientos e intercambios.

La iniciativa convalida el actual y decadente statu quo en materia de concesiones y avala irritantes privilegios al prorrogar sin competencia licitatoria áreas ya adjudicadas. A cambio de compromisos de inversión secretos y aprobados discrecionalmente, mediante adjudicaciones directas se permiten verdaderas concesiones a perpetuidad para la explotación de recursos no convencionales, con procederes propios del “capitalismo de amigos” que caracteriza a la actual administración.

Se trata de una nueva visión cortoplacista, influenciada por la grave coyuntura en materia de divisas y no de un proyecto integral, destinado a lograr un marco regulatorio confiable, que asegure inversiones genuinas y transparentes, que estimule un proceso sustentable, de sana competencia para favorecer la generación de renta petrolera y garantizar su equitativa distribución.

El hallazgo de importantes reservorios de hidrocarburos no convencionales, constituye en sí, una nueva oportunidad para el País y sería imperdonable que la dejáramos pasar sin hacer un esfuerzo por alcanzar un amplio y generalizado consenso, como fruto de un debate abierto y participativo.

Esta legislación destinada a regir por muchos años, deberá ser reflejo de una política de Estado, en cuyo diseño se contemple la opinión de la representación política, de la producción, del trabajo, del ambientalismo, de la academia , las comunidades y pueblos originarios, en resumen del conjunto de la sociedad.

Con dicho fin, los partidos integrantes del FRENTE AMPLIO UNEN, promoveremos en el Congreso, una ley moderna, con una nueva institucionalidad energética, estrictamente ajustada al texto constitucional. La propuesta consagrará una política nacional en la materia, aplicada por cada Provincia o el Estado Nacional en sus respectivas jurisdicciones.

Allí se propone la creación de un fondo para la diversificación de la matriz energética, se promueve una regulación específica para el tema ambiental y se diseña un pacto constitutivo intergeneracional, destinado a favorecer procesos sustentables de explotación y la generación de renta hidrocarburíferas, custodiando los intereses de generaciones futuras.

 

Por Juan Pedro Tunessi, diputado nacional de la UCR

    Seguí leyendo en Opinión