Opinión Martes, 3 de Junio de 2014

Hacia el 28º Congreso Ordinario Nacional de la FUA

Por Emilio Cornaglia

El 14 y 15 de Junio en San­ta Rosa de La Pampa, el movimiento estudiantil de todo el país se reunirá en su 28º Congreso Ordinario para defi­nir la línea política de la Fede­ración Universitaria Argentina (FUA) en los próximos dos años, elegir las nuevas autoridades y recomendar a las Federaciones regionales que adopten posicio­nes en torno a diversos temas de interés para los estudiantes.

En el último Congreso, realiza­do en Junio de 2012 en Córdoba, participaron casi diez mil jóvenes que representaron a las distintas corrientes que componen la FUA. En aquel entonces la legitimidad del mismo intentó ser cuestiona­da por un grupúsculo de agrupa­ciones kirchneristas encabezadas por La Cámpora con el apoyo de Juan Manuel Abal Medina, en­tonces Jefe de Gabinete de Minis­tros, para esmerilar la capacidad de articulación de la FUA y bus­car quebrarla del mismo modo que hizo el Gobierno Nacional con los organismos de derechos humanos y sindicatos.

A dos años de aquel intento, el movimiento estudiantil nuclea­do en la FUA logró consolidar una agenda política de reivindi­caciones gremiales y sociales en alianza estratégica con sectores del movimiento obrero, organi­zaciones sociales y de derechos humanos. Mientras tanto, el Go­bierno está más preocupado en garantizar la impunidad de sus funcionarios y en pilotear la crisis económico-social que en intentar dividir el movimiento estudiantil.

En este 28º Congreso de La Pam­pa, participarán representantes de casi 300 Centros de Estudian­tes de todo el país, encarnando un abanico ideológico que va del radicalismo universitario de la Franja Morada hasta el maoís­mo de la CEPA, pasando por las diversas variantes del trotskismo (PO-PTS-IS), la izquierda au­to-denominada “independiente” nucleada en el Frente Popular Darío Santillán, el socialismo del MNR, el movimiento universi­tario Libres del Sur y el amplio universo de la Juventud Univer­sitaria Peronista.

En simultáneo al armado de las listas, se dará también un impor­tante escenario de debate en comi­siones acerca del programa políti­co futuro de la FUA. Una de ellas será para gestar un nuevo Plan de Lucha contra la Ley de Educación Superior, reclamar una reforma integral del sistema educativo y exigir que cesen las maniobras ar­bitrarias y clientelares con las Be­cas y programas de Voluntariado de la Secretaría de Políticas Uni­versitarias de la Nación.

Otros de los temas a tocar serán los Derechos de Género y Di­versidad, los Derechos Huma­nos, planteando un rechazo a la criminalización de la protesta social, la Ley Antiterrorista y el pedido de destitución y juzga­miento de César Milani. Y en la cuestión ambiental, se presen­tará el Libro con el “Mapa de Conflictos Ambientales” de la FUA. También la situación inter­nacional será discutida en una comisión integrada por repre­sentantes de la OCLAE, la IUSY y compañeros de otros países la­tinoamericanos y la Junta Ejecu­tiva de la FUA hará presentación del Proyecto del Boleto Educati­vo Gratuito y Universal (BEGU).

De esta manera, el Congreso de la FUA en La Pampa se perfila como un escenario interesante para que la Franja Morada re­defina su rol al frente del movi­miento estudiantil: en un con­texto de movilización estudiantil y multisectorial creciente, con discusiones saldadas y líneas de acción previstas en torno a temas urticantes para el Gobierno Na­cional como el Aborto, los Dere­chos Humanos y el Medio Am­biente, y ante la profunda crisis del sistema educativo, se eviden­cia la necesidad de avanzar hacia un mayor nivel de organización que nos permita mantener nues­tra condición de liderazgo en la FUA y a la vez insertar a la Fran­ja Morada en el debate político que precede a las próximas elec­ciones presidenciales de 2015.

La herramienta gremial de la FUA será un espacio fundamen­tal para continuar la articulación de demandas meramente estu­diantiles con la de otros actores y movimientos sociales, a la vez que la Franja Morada puede em­pezar a jugar un rol estratégico en la consolidación política y programática del espacio juvenil del Frente Amplio UNEN. Cer­ca del centenario de la Reforma Universitaria, a casi 20 años de la sanción de la LES y en el últi­mo año de CFK en la Presiden­cia, debemos hacer los esfuerzos necesarios para estar a la altura de las circunstancias: la Nación entera lo demanda.

 

Por Emilio Cornaglia, Presidente de la Federación Universitaria Argentina (F.U.A.)

FUENTE: La lupa

    Seguí leyendo en Opinión