Opinión por Mario Fiad Lunes, 7 de Octubre de 2013

Narcotráfico: para ganar la batalla hay que decidir librarla

El análisis de uno de los temas que cala hondo en la sociedad y que sin embargo, no encuentra su lugar en la campaña legislativa.

Quizás uno de los temas en los que con mayor énfasis se muestra el doble discurso del oficialismo, es en el narcotráfico, que avanza en el país, ante la mirada indiferente de un gobierno que prioriza sus propias batallas y en este tiempo, fundamentalmente la electoral.

Durante años, los argentinos vienen reclamando por la inseguridad y demandando acciones concretas contra el narcotráfico y el crimen organizado. Sin embargo, el gobierno ignoró empecinadamente el problema, pensando aparentemente que cuando un tema no se habla, no existe.

Ahora, reacciona tardíamente y lo hace con medidas improvisadas e inconexas huérfanas de un plan integral estratégico que les proporcione la coordinación necesaria para alcanzar metas y objetivos.

Y en este escenario, el narcotráfico vuelve a cantar victoria porque el gobierno suma nuevas medidas que traen como consecuencia una facilitación al accionar delictivo. El traslado del personal de gendarmería nacional al conurbano bonaerense para generar la percepción colectiva de que se está haciendo algo en contra de la inseguridad, desampara el norte argentino, debilitando aún más los controles de ingreso por la frontera.

Hace tiempo que venimos denunciando el crecimiento del narcotráfico por omisión del Estado en adoptar acciones estratégicas consistentes, integradas en un plan pensado a mediano y largo plazo, y dotadas de los recursos humanos y tecnológicos adecuados para enfrentar eficientemente a este flagelo. Sin embargo, el gobierno desoye los reclamos.

Desde el mes de marzo de este año, la SEDRONAR, esta sin conducción. Ello, constituye sin dudas un indicador de la escasa preocupación que la lucha contra el narcotráfico le genera al gobierno. A ello se suma el escaso presupuesto para inversiones que se le otorga para el próximo año. De los magros ciento veintiocho millones de pesos que se le asignan más de setenta millones son para gastos de personal.  

Y ciertamente, otro indicador de la desidia oficial es  la ley de blanqueo, que aun cuando fracasó estrepitosamente en sus declamadas expectativas, es una puerta al ingreso de dinero de origen desconocido.

Desde la Cámara de Diputados, son numerosas las iniciativas presentadas para reclamar la designación en la SEDRONAR, pedidos de informes sobre el Operativo Escudo Norte, y diferentes iniciativas que promueven la radarización y los controles para terminar con los vuelos clandestinos y el ingreso de la droga por nuestras fronteras.

Por mi parte tengo presentado un proyecto de ley integral contra el narcotráficodesde el mes de junio, que pretende llenar el vacío de políticas públicas en la lucha contra el narcotráfico que promueve este gobierno y dar una respuesta a la sociedad, desde la representación que investimos los legisladores.

Hay quienes afirman que la lucha contra el narcotráfico está fracasando. Pero en nuestro país no podemos afirmar que está fracasando, porque en realidad no se está dando ninguna batalla. Quizás sería bueno recordarle al gobierno que hay vida después de octubre y que sería bueno que hoy empezara a hacerse cargo de este problema que mina nuestra seguridad, y atenta contra nuestra población.

Vamos a ganar la batalla contra el narcotráfico, cuando el Estado decida librarla, cuando trabaje arduamente en un plan para ello y cuando tenga la voluntad política firme y decidida de llevarlo a la práctica.-

 

Mario Fiad es médico, graduado por la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Actualmente es diputado nacional por la Unión Cívica Radical de la provincia de Jujuy y preside la Comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico. Es candidato a renovar su banca por el Frente Jujeño.

    Seguí leyendo en Opinión