Opinión por Juan Pedro Tunessi Miercoles, 18 de Setiembre de 2013

Recuperar el INDEC para controlar la inflación

Frente al autismo inflacionario del gobierno, el índice que mide el Congreso de la Nación es utilizado hasta por la Justicia Nacional. El presupuesto 2014 esta proyectado en base a estos números falsos. Hay que reestructurar el INDEC para fortalecer su confiabilidad.

El Indice Congreso, nacido para darles voz a las consultoras acalladas por la censura oficial y los aprietes de Moreno, se ha tornado imprescindible para muchos agentes económicos y hoy es utilizado hasta por la misma justicia. No debería sorprender que esa tendencia se profundice, en tanto continúe el autismo inflacionario del gobierno.

Hasta hace poco tiempo se publicaba un índice que computaba, con metodología robusta, los resultados de varias Provincias. Se estimaba a partir de números índices provistos por las Direcciones de Estadísticas de varios distritos. Sin embargo también aquí la presión del Gobierno  fue implacable, y se obligó mediante amenazas a que varias provincias suspendieran su publicación.

En razón de ello, proliferan otros indicadores de precios, la CGT tiene su propio índice y la UIA ha anunciado la inminente instrumentación del suyo. Ya lo han hecho, por otro lado, la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Santa Cruz.

Aún cuando deba admitirse que todo intento, incluyendo el Indice Congreso, son un sucedáneo imperfecto, debido a la imposibilidad de replicar las condiciones con que cuenta el Estado nacional para proveer estadísticas públicas, hay coincidencias muy marcadas sobre la evolución de los precios en la Argentina.

Algunas mediciones privadas que relevan más de 100 mil artículos de ofertas on-line en supermercados, muestran aumentos del orden del 9% para los últimos tres meses. Esto parece confirmar que, finalizado el período de congelamiento – salvo para 500 productos –, el resto de los precios está recuperando lo que no aumentaron durante ese período, lo cual se traduce en una aceleración inflacionaria. Coincidentemente, el índice Congreso, que promedia el relevamiento de varias consultoras, y que mostraba aumentos del orden de un punto y medio mensual de inflación durante el congelamiento, trepó al 2.55% en julio y el 2,11% en agosto.

Pese a lo anterior, el Gobierno insiste en que la inflación es la que publica el INDEC, la cual es menos de la mitad que la registrada por el  resto de los relevamientos. El presupuesto 2014 esta proyectado en base a estos números falsos, sobre una inflación tres veces mas baja que la mayoría de las estimaciones privadas. A partir de allí ningún indicador macroeconómico puede ser tenido en cuenta.

La primera medida, es reestructurar el INDEC, recuperar la metodología de medición y fortalecer su confiabilidad. Hay que recuperar sus recursos humanos y designar un director por concurso con acuerdo del Senado, como en la mayoría de los países serios.

Un país sin estadísticas es un barco sin brújula. El empecinamiento por sostener un relato  fantasioso, profundiza la incertidumbre, carcome salarios, impide el ahorro y aleja inversiones y empleo.

La inflación es uno de los principales problemas de los argentinos. Sin capacidad para reconocer los problemas, es imposible  encontrar una solución.-

 

Juan Pedro Tunessi es diputado nacional y secretario general del bloque de la Unión Cívica Radical y candidato a renovar su banca por el Frente Progresista Cívico y Social en la provincia de Buenos Aires.-

    Seguí leyendo en Opinión