Opinión por Mabel Bianco Sabado, 14 de Setiembre de 2013

por Mabel Bianco

Delitos juveniles: ¿Mano dura o políticas integrales?

El oficialismo reinstaló el debate acerca de la baja de la edad de imputabilidad. La incidencia de los delitos protagonizados por adolescentes no aumentaron desde 2003 a la fecha y hasta algunos sostienen que han disminuído.

Reiteradamente en los últimos años, ante la inseguridad, ya sea por un hecho especial o por el reconocimiento del problema, se plantea la baja de edad de imputabilidad por parte del gobierno o de grupos sociales para solucionar el tema.

En el 2009, ante la muerte de Axel Blumberg y la movilización que generó su padre, surgió el tema pero no se modificó. Solo se cambió el Código Penal, sin el necesario y adecuado estudio, generando  incoherencias y mayores  problemas.

Ahora, el candidato del oficialismo en la provincia de Buenos Aires plantea la baja de la edad de imputabilidad, como un salvavidas para mejorar su performance electoral.

En esos días se conocieron estudios sobre la incidencia de los delitos protagonizados por adolescentes, que demuestran que no han aumentado del 2003 a la fecha , incluso algunos estudios muestran una disminución. La baja de la edad de imputabilidad no se sustenta en estadísticas.

Argentina está en falta por no sancionar un Régimen Penal Juvenil que, cumpliendo con la Convención sobre los Derechos del Niño, establezca un sistema especial para juzgar y penalizar a los adolescentes que delinquen.

Hoy, los adolescentes son juzgados por la justicia penal de adultos, no tienen abogados especializados y carecen de sistemas adecuados de penalización orientados a la recuperación y no la perpetuación de sus conductas delictivas. En vez de ayudarlos a superar la delincuencia, se los induce a seguir en ella sin posibilidades de recuperación alguna.

En el 2009 el Senado aprobó por mayoría un Régimen Penal Juvenil que el oficialismo dejo morir en  Diputados, sin autorizar su tratamiento. Ahora parece cambiaron de idea!

Por carecer de ese régimen penal especial Argentina fue sancionada recientemente por la Comisión de Derechos Humanos de la OEA que intimó a que se solucione el problema de la privación de la libertad de los adolescentes y las condiciones precarias en que se los tiene sin acceso a una justicia como corresponde a su edad. Reducir la discusión a la edad de imputabilidad sin considerar cómo se los juzga y penaliza es parcializar el problema y minimizar la responsabilidad del Estado.

La propuesta de Insaurralde no es un hecho aislado. En la provincia de Buenos Aires, organizaciones sociales denunciaron que se desató una “Caza de brujas” con la aparición de los gendarmes en la Ciudad de La Plata, Ahora ingresan 40 niños al circuito penal por día, normalmente entraban 3 o 4. Esto no se puede justificar por un crecimiento repentino de la delincuencia infantil.

Mientras los estudios demuestran que no creció el delito juvenil, el Secretario de Seguridad de la Nación y otros funcionarios nacionales y provinciales dicen que “en casi todos los delitos hay involucrados menores”, justificando intervenciones contra los adolescentes. Además, esta semana, un grupo de organizaciones defensoras de los derechos de los niños en la Ciudad de La Plata presentó un amparo para que el ejecutivo provincial cumpla los convenios con los hogares convivenciales ya que adeuda las becas, e implemente una política integral para la infancia.

La política de mano dura gana adeptos, desplazando a las políticas de cuidado y prevención en la infancia. Esto no lo dicen los defensores de bajar la edad de imputabilidad, ellos tratan de hacernos creer que esta es la solución para la inseguridad y en realidad es una conducta perversa inaceptable.

Si realmente nos interesamos por la niñez, debemos exigir políticas públicas coherentes  que incluyan un Régimen Penal Juvenil y además políticas de atención y promoción del desarrollo integral de  niñas y niños. No se puede hacer una intervención aislada y esperar que no repercuta y afecte a toda la condición de vida de niñas, niños y adolescentes.

El tiempo sin definiciones se cobra en vidas, los niños no pueden esperar porque se les va la infancia.

 

Mabel Bianco, es presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer –FEIM-. y representante de ONGs de Género en Plenario Consejo por los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la ciudad de Buenos Aires.-

¿Qué opinás sobre esto?